Estás aquí: Inicio > Chistes groseros

El conductor de autobús adivino

Jeremías a las 15:00 el Oct 8, 2016

Un conductor de autobuses, muy grosero, grita a la gente: -¡Vamos arriba, cornudos! Un señor se le acerca y le dice muy educado: -Le felicito. ¿Cómo ha sabido que yo soy un cornudo? Pero, fíjese, yo tuve un hijo; luego, marché dos años al extranjero y, cuando regresé, encontré que tenía dos hijos... Entonces, al primero le dije: "tendrás talento y serás ingeniero"; y al segundo: "tú eres un hijo de puta, por lo que serás conductor de autobús"...

Valoración: 7.16 de 10. Lo han valorado 18 usuarios.

facebook


COMENTARIOS