Estás aquí: Inicio > Chistes Colorados

Chistes Colorados

Chistes colorados cortos para pasar un rato divertido. Chistes colorados buenos para reir, votar, publicar y compartir con tus amigos.

Clarita el 14/11/2016

Pepito y Clarita jugando

La pequeña Clara estaba jugando con el incorregible Pepito, cuando, de golpe, corre a donde está su madre con la cara toda roja: -Mamá, mamá, dime, ¿yo puede tener niños? -No, Clarita, ¿qué dices? ¡Eres demasiado pequeña! -Bueno, Pepito, ¡entonces podemos seguir...!
Compartir

toroloco el 09/11/2016

La hija que tiene los ojos abiertos

La madre a la hija que acaba de salir por primera vez con un chico: -Luisa, espero que esta noche hayas mantenido los ojos bien abiertos mientras estabas con Jorge. -¡Oh sí, mamá, casi siempre! -¿Qué me quieres decir con casi siempre? -Bueno, cuando nos acostamos y él se me puso encima cerré los ojos un poquito, mamá.
Compartir

Iñaki el 03/11/2016

El chico estúpido que aprendía de papá

Un chico de 18 años, un poco estúpido, dice a su padre: -Una señorita me ha guiñado un ojo y me ha invitado a tomar algo. -Sí, hijo... -Papá, es que también me ha invitado a su casa. ¿Voy? -Sí, hijo. -Papi, y si me invita a meterme en la cama, con ella, para hacer el amor... ¿eso cómo se hace? -Es muy sencillo: sólo tienes que meter tu miembro en la parte donde ella hace pipí. Al otro día... -¡Papá, he tenido un gran problema... Tuvo que venir el fontanero para sacarme el miembro del inodoro!
Compartir

chanito el 27/10/2016

La tía maciza en un autobús madrileño

Una tía maciza en un autobús más completo se queja de un joven que viene molestando todo el tiempo. -¡Oiga! ¿Es necesario que usted se ponga pegado a mí? ¡Degenerado! -Perdone, señorita... ¡Le aseguro que no es culpa mía! Acabo de cobrar el sueldo de la semana, y me lo han dado todo en monedas... -No sea impertinente... ¿O me quiere decir que entre Cibeles y la Plaza de España le han aumentado el sueldo?
Compartir

RUBEN XOL el 25/10/2016

El niño que pregunta a su mamá

-Mamá, dime, ¿tú puedes coger la lámpara con la boca? -¡Pero, hijo, qué pregunta más tonta me estás haciendo! -Pues yo le he oído muy bien a la criada lo que le estaba diciendo a papá: si tú apagas la lámpara, yo te la cojo con la boca ...
Compartir

Losantos el 20/10/2016

La chica que no quiere matar a su mamá

Una chiquilla de 17 años. -Mamá, ¿puedo aceptar la invitación de Jorge para ir al cine? -Sí, hija, pero ten cuidado. Primero, Jorge te llevará a cenar, luego al cine, más tarde, a su casa, donde te ofrecerá alguna bebida alcohólica... Por último, te llevará a la cama, se desnudará y se acostará encima de ti. ¡Ten mucho cuidado! ¡Si ocurriera eso... yo me podría morir! Al día siguiente, la chiquilla llega a casa. -Mamá, ¿cómo sabías tú que iba a ocurrir todo eso? ¡Ha sido exacto a como tú lo describiste¡ Pero cuando Jorge quiso acostarse encima de mí, yo no quise. Fui yo quien se acostó encima de él... ¡Que se muera su madre!
Compartir

Losantos el 19/10/2016

La ardilla y las insinuaciones de la ardillita

Una arcilla corre frenéticamente alrededor de un árbol en cuyas ramas una ardillita le hace señales amorosas. Uno que pasaba le pregunta: -Pero, ¿por qué no subes? Y la ardilla: -Oiga señor, ¿ha probado a trepar por un árbol con una erección encima?
Compartir

Ramoncín el 16/10/2016

El señor sobrepasándose en el autobús

En un autobús lleno a más no poder, un tío empieza a sobar descaradamente los pechos de una señora. Y ésta, visiblemente turbada, exclama: -Oiga, ¿no podría meter la mano en otro sitio? -¡Señora... no me tiente, no me tiente...!
Compartir

Ramoncín el 15/10/2016

Los padres y la pareja tras la boda

Los dos esposos deciden pasar la primera noche de bodas en casa de sus padres -los de él-. Y éstos aprovechan para espiarles, queriendo repetir todo lo que vean. Después de que la joven pareja ha hecho el amor tres veces, la madre golpea violentamente en la pared, gritando: -¡Joao, déjalo, estás matando a tu padre!
Compartir

Ramoncín el 15/10/2016

La chica a la que no dejan casar

Una chica quiere casarse con el hijo del vecino; pero su padre la desanima secretamente diciéndole: -No puedes casarte con él. No se lo digas a tu madre, pero es hermanastro tuyo. Lo mismo sucede con otros dos pretendientes; y, al fin, la chica se da cuenta de que a ese paso o podrá casarse con nadie del país. Y confía su problema a su madre. -Hija mía , déjate de preocupar, ¡si él no es tu padre!
Compartir

Ramoncín el 15/10/2016

La mujer con el pantalón ceñido

Una mujer hermosa, vistiendo unos pantalones muy ceñidos, pasa por delante de dos amigos que esperan el autobús. La mujer camina más bien deprisa, y su trasero divierte a uno de los dos. Guiñandole el otro, comenta: -¡Mira qué espectáculo! ¿No parecen dos niños que se están peleando debajo de unas sábanas?
Compartir

Ramoncín el 14/10/2016

El hombre defraudado con la novia

Una pareja contrae matrimonio por la mañana. Al atardecer, el marido vuelve a casa de su madre, que le pregunta, extrañada: -Pero, hijo, ¿dónde está tu esposa? -Mira mamá, la he dejado porque era virgen. -¡Muy bien hecho, hijo mio! ¡Lo que los demás no quieran, tú tampoco lo has de aceptar!
Compartir

Ramoncín el 14/10/2016

El niño que pregunta por el cielo

-¡Mamá, mamá! ¿Es verdad que la gente entra al cielo primero con los pies? -o, cariñín. ¿Por qué me haces esa pregunta? -Rosita, la criada, está en la cama con las dos piernas hacia arriban y gritando: "¡Dios mío... Estoy en el cielo... Ya llegó...!" Y estoy seguro de que se ha ido al cielo, porque papá está acostado encima de ella, y no deja de cogerla con todas su fuerzas...
Compartir

Ivan el 13/10/2016

George y la abuelita con la cigüeña

Abuelita: Mira, George... ¡Mira al cielo! ¡Fíjate, esa cigüeña va en busca de un bebé a París! George (6 años): -Venga ya, abuelita, ¡que bien loquito le tienes al abuelito diciéndole todas las noches "anímate ahora que ya no podemos tener bebés"!
Compartir

Jeremías el 11/10/2016

La hija del granjero y el capataz idiota

La hija de un granjero pregunta a su padre cómo se hace el amor. El hombre llama a su capataz y le ordena que lleve a la nena a pasear por el campo. Cuando los dos caminan cerca de un grupo de yeguas y caballos, ell,a que ya tiene dieciocho años, pregunta: -Señor Pérez, ¿cómo hace entender una yegua a un caballo que quiere hacer el amor? -Sólo por el olor, señorita. Más adelante pasan cerca de un corral lleno de vacas. -¿Cómo da a entender la vaca al toro que quiere hacer el amor? -¡Lo mismo que antes: por el olor, señorita, por el olor! Y así se repiten las preguntas, y las mismas respuestas, durante toda la tarde. Cuando regresan a la granja, muertos de cansancio, ella se vuelve de repente y exclama: -¡Dígame, señor Pérez! ¿Usted es idiota... o es que está resfriado?
Compartir

Imágenes de chistes