Estás aquí: Inicio > Chistes de animales

Chistes de animales

Chistes de animales cortos para pasar un rato divertido. Chistes de animales buenos para reir, votar, publicar y compartir con tus amigos.

jorge el 21/06/2017

El perro de Julio César

¿Sabes como se llama el perro de Julio César? Con un silbido. Adivina ahora el colmo de sus amigos felinos. Tener una vida de perros.
Compartir

Aitor el 20/06/2017

Papá gustano se fue

Un gusanito ve a su mamá muy triste y le pregunta: -Mamá, mamá, ¿por qué estás tan triste? ¿a dónde ha ido papá? -Hijo mío... ¡papá ha ido a pescar!
Compartir

agustina el 20/06/2017

Las moscas y los techos

Dos moscas se encuentran cerca de una ventana, y una le dice a la otra: -¡Mira que son raros los humanos! -¿A qué te refieres? -le pregunta su compañera. -¡Con los techos tan bonitos que construyen, y se pasan el día caminando por el suelo!
Compartir

Aitor el 20/06/2017

Va de guardabosques

-¡Aquí guardabosques ayudante a guardabosques jefe, ¿me recibe? -Sí, le recibo, ¿qué sucede? -¡He hallado patas de oso pardo! -De acuerdo, haremos lo siguiente: usted siga las huellas hasta que dé con el oso, y yo... ¡averiguaré de dónde han partido!
Compartir

Aitor el 20/06/2017

El lord que va de cacería

Un lord inglés regresa a su mansión tras una larga y fatigosa cacería. Pese a que suele ser un hombre tranquilo, imperturbable, su mayordomo lo nota bastante agitado. El lord deja la escopeta en un rincón y le pregunta al mayordomo: -James, ¿han regresado todos los invitados? -Sí, señor, le esperan en la biblioteca. Y entonces el lord suspira aliviado: -¡Uff, menos mal! ¡Definitivamente, era un ciervo!
Compartir

Aitor el 20/06/2017

Un ratón en una librería

Un ratón en una librería. -Buenos días, ¿tiene algún libro que trate de gatos? El vendedor le dice que tiene uno, pero le pone objeciones: -Señor, ratón, no le aconsejo que lo compre. -¿Y esto por qué? -pregunta sorprendido el ratón. -Verá... es que el libro trata de.. ¡los mejores cocineros gatunos y sus recetas.
Compartir

Aitor el 20/06/2017

La brújula en el gallinero

¿Sabes por qué había puesto el granjero una brújula en el gallinero? ¡Para descubrir donde estaba el pollo norte y dónde el pollo Sur!
Compartir

Enrique el 19/06/2017

Las canguros si llueve

-Espero que hoy no llueva -le dice una mamá canguro a otra-, ¡me pongo histérica cuando los pequeños han de jugar dentro!
Compartir

Enrique el 19/06/2017

El piojo que llora

En una cabeza, un piojo se encuentra a otro que está llorando. -¿Por qué lloras? -le pregunta. -No pasa nada, es que me ha entrado champú en los ojos...
Compartir

Enrique el 18/06/2017

Elefantes que se esconden

-¿Sabes cómo se las ingenian los elefantes para esconderse? -No. -Muy fácil: se ponen gafas de sol. -¿Tú has visto alguna vez un elefante con gafas de sol? -Claro que no, por eso mismo, porque están muy bien escondidos...
Compartir

Enrique el 18/06/2017

Elefante y ratón por el desierto

Un elefante y un ratón está dando un paseo por el desierto. El ratón le dice al elefante: -¿No te importa que camine bajo tu sombra media horita? ¡Después, si quieres, podemos cambiar!
Compartir

Enrique el 17/06/2017

Ataque de loro

-¡Doctor, mire cómo tengo el muslo! ¡El loro me ha soldado un mordisco! -¿Le ha puesto alguna cosa encima? -¡Qué va! Me lo ha mordido a palo seco, ¡sin aliñarlo ni nada!
Compartir

Enrique el 17/06/2017

Rata boba en París

París. Una rata bastante boba que va caminando por la acera levanta la vista y ve unos burros revoloteando la Torre Eiffel. Sigue mirándolos sin dar crédito a lo que está viendo, hasta que al final se estampa contra una farola. Un poco más tarde se encuentra con otra rata que al verle el chichón le pregunta qué le ha pasado. -¡Había... había unos burros volando alrededor de la Torre Eiffel! -le cuenta muy excitada la primera rata. -¿Y qué tiene eso de raro? -le responde la otra-. ¡Seguramente tendrán el ido allí arriba!
Compartir

Enrique el 17/06/2017

El perro que muerde

Una señora entra la mar de alterada en una tienda de animales y protesta: -Ayer compré un perro en esta tienda. Lo llevé a casa y... ¡mordió a uno de mis hijos! ¡Usted debería haberme advertido de que era un perro agresivo y peligroso! El comerciante le responde sin inmutarse: -¡Disculpe señora, pero ya se lo advertí! -Eso no es cierto -insiste la señora-, me acuerdo perfectamente: ¡me dijo que a este perro le gustan los niños! -¡¡¡Precisamente!!!
Compartir

Enrique el 16/06/2017

El gato en veterinario

Un señor ha de llevar a su gato al veterinario. Cuando llega a la consulta... se da cuenta de que se ha olvidado al gato. Vuelve a casa a buscarlo. Regresa al veterinario, pero entonces resulta que ha olvidado la cesta. Regresa a casa, recupera la cesta y por fin habla con el veterinario. -Disculpe -le dice el doctor-, pero... ¿está seguro de que tenía cita previa? -Sin duda, pero juraría que era para... ¡el año pasado!
Compartir