Estás aquí: Inicio > Chistes de medicos

Chistes de medicos

Chistes de medicos cortos para pasar un rato divertido. Chistes de medicos buenos para reir, votar, publicar y compartir con tus amigos.

Benedito el 01/12/2016

El gallego y el dolor de barriga

Era un gallego que entra al consultorio de médico agarrándose la barriga. -¡Ay doctor, doctor! Me duele mucho la barriga. Desde anoche, que comí mejillones, no para de dolerme el estómago. -La comida de mar suele causar estos inconvenientes. Dígame, ¿los mejillones se veían en malas condiciones, olían mal cuando los abrió? -¿Usted abre los mejillones para comerlos?
Compartir

Victor el 16/11/2016

El viejo amigo curandero y el hermano enfermo

Un curandero encuentra a un viejo amigo y le pregunta acerca de la salud de su familia. -Mi hermano se encuentra muy enfermo -contesta el amigo. -¡Tu hermano no está enfermo -le contradice el curandero-. ¡Él cree estar enfermo! ¡Recuérdalo, lo cree solamente! Un mes más tarde, los dos amigos se encuentran de nuevo, y el curandero pregunta sobre el hermano del amigo. -Está mucho peor. ¡Ahora cree estar muerto!
Compartir

El señor el 16/11/2016

El médico y el paciente sedentario

El doctor advierte a su paciente: -No tiene nada grave, lo que probablemente sucede es que lleva una vida demasiado sedentaria. Salga a la calle y dé largos paseos todos los días. A propósito, ¿qué oficio es el suyo?
Compartir

Victor el 15/11/2016

El viejo médico y su hijo recién doctorado

El viejo médico de provincia, cuyo hijo se ha doctorado en medicina, le confía toda su clientela y parte para unas largas vacaciones. Cuando regresa, pregunta al hijo si ha pasado algo insólito mientras ha estado fuera. -Sí, papá -dice orgullosamente el hijo-. ¡He curado por fin, a la señora Pachote de aquella pesada indigestión que la molestaba desde hacía treinta años! -¡Imbécil! -le grita su padre-. ¿No sabes que ha sido precisamente esa indigestión la que te ha pagado los gastos de la universidad?
Compartir

toroloco el 15/11/2016

El campesino cortado en el médico

Un campesino en el consultorio de un médico se siente sorprendido al oír que debe entrar en la sala contigua y desnudarse. -Pero a mí sólo me duele la garganta -protesta. Y la enfermera: -Es una norma del doctor. Cortadísimo, el hombre entra en la habitación, donde ya hay otro completamente desnudo. -¿No es ridículo -le pregunta- pensar que he venido aquí sólo para que me miren la garganta? -¿Y de qué diablos se lamenta? -exclamó el otro-. Yo únicamente he venido a leer el contador del gas...
Compartir

Thiago el 14/11/2016

El dentista y la chica bonita

Una hermosa chica, a la que el dentista intenta convencer para que se deje sacar una muela, contesta nerviosa: -Doctor, prefiero mil veces tener un niño... -De acuerdo, como usted prefiera; pero permítame que antes cambie la posición de la silla.
Compartir

toroloco el 11/11/2016

El especialista en garganta y el músico

Al consultorio de un médico, especialista en garganta, llega un hombre que se queja de violentos dolores de garganta. -¿Cuál es su profesión? -Músico. -¡Claro! El uso de los instrumentos musicales provoca, a la larga, asmalaringitis o cualquier otra dolencia de las vías respiratorias. Dígame, ¿qué instrumento toca usted? -La guitarra, doctor.
Compartir

toroloco el 11/11/2016

El viejo verde y la enfermera graciosa

Un viejo libertino ve a una graciosa enfermera en la parada del autobús. Se acerca y le pregunta: -¿No nos conocemos? Ella contesta: -Quizá. A lo mejor ha sido usted un paciente mío. Frotándose mentalmente las manos, él prosigue: -Debe ser eso. ¿En qué hospital trabaja? Y ella responde: -¡En la clínica veterinaria!
Compartir

toroloco el 11/11/2016

El certificado de virginidad para la viuda

-Doctor, vengo a que me dé un certificado de virginidad. -Pero, señora -le replica el médico-. Usted es viuda, y nada menos que por tercera vez. De modo que tendrá que explicarse. -Verá, doctor. La primera vez que me casé fue con un militar de los que siempre atacan por la retaguardia; la segunda, con un abogado que era todo lengua, y la tercera, con un político que, cuando estaba arriba, no hacía nada. Así que ya me contará...
Compartir

toroloco el 11/11/2016

Noticia buena y mala para el paciente

El médico, después de revisar al paciente, le mira muy preocupado. -He de comunicarle a usted una buena noticia y otra mala. Por favor, dígame primero la mala y, después, la buena. -De acuerdo. La mala: lamentablemente hemos de amputarle las dos piernas; y la buena: su vecino tiene interés en comprarle los zapatos...
Compartir

toroloco el 11/11/2016

El examen y el problema de hígado

Dos médicos examinan a un paciente. -A mí lo que menos me gusta es su hígado. -A mí tampoco me gusta nada -dice el otro doctor. -Coincidimos totalmente -acepta el enfermo-; para mí no hay nada como una botella de vino y un buen filete, ¡el hígado para los gatos!
Compartir

toroloco el 11/11/2016

El joven y el certificado de buena salud

Un joven antes de casarse visita a un médico para conseguir un certificado de buena salud. El galeno lo revista todo y escribe un certificado: S.S.P.M. El joven le muestra el papel a su novia, y explica: -ESto quiere decir: Sano... sanote... para... marido. Y los dos se casan. Al poco tiempo, la esposa va a al médico con el certificado de su marido, y protesta: -Doctor, ¿Cómo le puede dar un certificado S.S.P.M. a un hombre que no sirve para nada? -Pero, estimada señora, no es culpa mía si han interpretado mal las iniciales de este certificado: S.S.P.M. quiere decir: Sólo... sirve... para... mear
Compartir

toroloco el 10/11/2016

El médico que dice que está embarazada

El médico después de examinar a su paciente: -Señorita, no hay duda: usted está embarazada. -Pero, doctor, ¡eso no es posible! ¡Yo soy virgen, se lo aseguro! El médico se acerca a la ventana, mira el cielo y murmura: -La última vez que ocurrió ese milagro, apareció una estrella en el firmamento.
Compartir

toroloco el 10/11/2016

La operación peligrosa por estadística

El paciente pregunta si la operación a que se le va a someter es muy peligrosa. -En efecto, lo es. De cada diez pacientes mueren nueve. -¿Cómo? -pregunta la pobre víctima-. ¿No es un porcentaje demasiado alto? -Tranquilícese usted. ¡No hay nada de qué preocuparse! Acaban de morir 9.
Compartir

toroloco el 07/11/2016

El señor con el jarabe que quita años

Un señor que ya había cumplido los 70 años, y no quería morirse. Fue al médico para que la mandara algún fármaco que le quitara años de encima. Entonces el médico le mandó un jarabe, del que cada cucharadita que tomase le quitaba 10 años. Efectivamente, se tomó una cucharadita y se quedó con 60 años. Como no quería morirse, se dijo: -Me voy a tomar otra cucharadita, pero un poco más grande. Se la tomó y se quedó con 40. Insitió: -Todavía son muchos, me voya tomar otra cucharadita. Y se quedó con 20. -Bueno, pero ahora tengo que hacer la mili, así que voy a tomar otra cucharadita. La tomó y se quedó con 6 meses, le dio el sarampión y se murió.
Compartir

Imágenes de chistes