Estás aquí: Inicio > Chistes groseros

Chistes groseros

Chistes groseros cortos para pasar un rato divertido. Chistes groseros buenos para reir, votar, publicar y compartir con tus amigos.

Guido el 15/11/2016

Adivina como se llama el espacio entre agujeros

-¿Cómo se llama el espacio que hay entre los 2 agujeros de una mujer? Borde de sartén, porque ahí se rompen los huevos
Compartir

toroloco el 10/11/2016

El hombre y los 2 médicos que adivinan

Un hombre va por la calle andando con pasos muy inseguros. -¡Estoy convencido de que ese individuo sufre de reuma! -dice un médico. -Estás confundido, coleta. ¡Yo me inclino por diagnosticarle una sífilis! Como no se ponen de acuerdo, los dos médicos deciden ir a preguntar al pobre hombre. -Perdone, señor, nosotros somos doctores. Yo estoy seguro de que usted sufre reuma, y mi colega dice que usted tiene sífilis. -Pues yo creo que los tres estamos confundidos -contesta el hombre. -¡¿Los tres?! -Sí, los tres. Yo creía que era un pedo... ¡y me he cagado!
Compartir

Jeremías el 11/10/2016

El conductor y la sordomuda

El conductor del autobús conversa con una pasajera sordomuda, que en cierto momento se lleva un dedo a la nariz. Entonces, él se lleva dos dedos, después se señala al seno y a los genitales. Ella se señala a las nalgas. Más tarde, al final de la línea, un pasajero curioso pregunta al conductor el significado de la conversación silenciosa. Y el responsable del autobús le contesta: -La mujer me ha preguntado si el precio del billete era de cincuenta céntimos y yo le he dicho que sesenta. Después, le he preguntado si tenía que bajar en la parada de la lechería o en la fábrica de pelotas, y ella me ha respondido que iba a bajarse en la parada de la central del gas.
Compartir

Jeremías el 11/10/2016

La vieja solterona y el loro

En una ciudad de provincias se declara una epidemia que obliga a todo el mundo a matar a los loros. Una vieja solterona tiene un hermoso ejemplar, y trata por todos los medios de salvarlo. PEro los vecinos la denuncia. Cuando la policía y el inspector de sanidad llegan a la casa, ella coge al loro y se lo mete debajo de la falda. Los recién llegados no la creen, y la amenazan: -Señorita, no lo niegue y entréguenos al loro, ¡o la llevamos a la cárcel! -Pero, ¿qué dicen ustedes? ¿Acaso van a dudar de mis palabras? Y en eso que se escucha una voz bajo de la falda: -¡Crean en mis palabras, por favor ...! ¡No me importa morir, pero sáquenme de este túnel maloliente ... !
Compartir

Jeremías el 10/10/2016

La señora que no tiene dinero para el taxista

La mujer entra en un taxi, se echa en el asiento posterior y dice: -Taxista, debo ir al hotel Azul, pero no tengo dinero. ¿Acepta que le pague con mi persona? Para demostrar qué tipo de hembra es, se levanta las faldas, se abre de piernas y enseña que no lleva bragas. El conductor del taxi se da la vuelta, mira largo rato el espectáculo, luego frunce el ceño y exclama: -¡Señora, temo que me he quedado sin cambio! ¿No tendría usted una moneda más pequeña?
Compartir

Jeremías el 09/10/2016

La señora, su marido y el remedio para el hipo

Una señora recorre sin resultado varias clínicas, tratando de curar el hipo de su hijito. Días más tarde, una curandera le aconseja que, durante la noche, le coloque en el miembro un rojo, ¡y el remedio funcionará! Pasando un tiempo, el marido llega a casa borracho, y su hipo no le deja a la señora dormir. Entonces, ésta recuerda el remedio, y apela al mismo. A la mañana siguiente, el marido, al sacársela para orinar, exclama: -Que me emborraché, me acuerdo... que estuve en el prostíbulo, también... pero que me premiasen, ¡eso sí que se me ha olvidado!
Compartir

Jeremías el 08/10/2016

La reunión con el gran jefe indio

El jefe de la tribu india viaja en tren con un compañero de la tribu rumbo al lugar donde se va a celebrar una conferencia con el jefe de los "rostros pálidos". El calor es intenso y el Gran Jefe dice a su ayudante: -Gran Jefe indio tener gran sed. El ayudante sale presuroso del comprotamiento para buscar agua, y vuelve al poco rato con un vaso de papel lleno de agua. Pero la sed es implacable y la operación de traer agua se repite en muchas ocasiones. Por último, el ayudante viene con las manos vacías. -Gran Jefe querer más agua. -Gran Jefe tener que esperar; hombre blanco estar sentado en fuente mágica.
Compartir

Jeremías el 08/10/2016

El conductor de autobús adivino

Un conductor de autobuses, muy grosero, grita a la gente: -¡Vamos arriba, cornudos! Un señor se le acerca y le dice muy educado: -Le felicito. ¿Cómo ha sabido que yo soy un cornudo? Pero, fíjese, yo tuve un hijo; luego, marché dos años al extranjero y, cuando regresé, encontré que tenía dos hijos... Entonces, al primero le dije: "tendrás talento y serás ingeniero"; y al segundo: "tú eres un hijo de puta, por lo que serás conductor de autobús"...
Compartir

Sebastián Goncevatt el 07/10/2016

El marido que se lamenta del divorcio

El matrimonio no marcha de acuerdo y, al final, ella solicita el divorcio. El frustrado marido se queda con el corazón hecho pedazos, y no nota ningún alivio al saber que ella se ha vuelto a casar. Semana después, obsesionado por la curiosidad acerca de la valía de su sustituto, escribe una carta a su ex esposa, preguntándole cómo le va. Recibe un telegrama con una palabra: 'Chevrolet'.
El compungido, sin comprender el significado del mensaje, se dirige a un salón de exposición de coches, confiando en que encontrará la respuesta. Y lo primero que ve es un gran cartel que dice: 'Chevrolet, más grande, más sólido y 12 centímetros más largo'
Compartir

Jeremías el 07/10/2016

Los 2 supervivientes en la isla

Los ocupantes de una avioneta sufren un accidente y caen en una isla solitaria, donde no hay nada para comer. El piloto, de veinticinco años, y el pasajero, un viajero de ochenta. Después de ocho días de hambre, comprenden que uno tiene que morir para que el otro sobreviva. El anciano llora: -¡Qué ganará usted conmigo... Soy un puro hueso... Qué muerte tan horrible...! El joven no aguanta el llanto y le tranquiliza: -Total, todos tenemos que morir. Es cuestión de calendario. Coge el revólver, se lo pone en la sien, y ... El viejo le detiene, lamentándose: -¡No por favor, no! ¡En la cabeza no... A mí me gustan tanto los sesos...!
Compartir

ada colau el 03/10/2016

El motín en el trasantlántico

Hubo un motín en el trasantlántico y el comandante ordenó a los turistas: -¡Y como castigo, todos los hombre se pondrán a la izquierda, que vamos a desvirgarlos; y todas las mujeres a la derecha, que les daremos una paliza! Entonces uno de los viajeros exclamó: -Comandante, me parece que se equivocó, ¿no será al revés? -¡No se atreva a llevar la contraria a un superior, amigo! -gritó uno de los turista, dando un paso para irse a la izquierda
Compartir

ada colau el 03/10/2016

El reencuentro entre los maricas

Dos maricas se encuentran al cabo del tiempo. -¡Chica, que moderna estás! -Eso no es todo. Ahora tengo una página web y todo. La dirección es www . mari . com -¿Y no estaría mejor www maricón y punto?
Compartir

PEPOPaKLDOF el 28/09/2016

El niño que le acaricia la cabeza al otro

Un alumno le pregunta a su compañero, que no es nada aplicado, mientras le acaricia la cabeza: -¿Sabes cuál es la diferencia entre un león y un burro? -No. -Que al león no se le puede acariciar la cabeza, y al burro sí.
Compartir

albañiles el 24/09/2016

Sofía por poquito no es horrible

-Oye Sofía, tú por poquito hubieras sido horrible, ¿verdad? -¿Por qué crees eso? -Imagínate que tu nombre en vez de tener una i tuvieras una e, en vez de Sofía serías Sofea.
Compartir

accidentes el 23/09/2016

El niño listo y el profesor

Un niño muy listo llegó a clase y le dijo al maestro: -Fíjese si soy adivino que puedo ver que trae unos calzoncillos blancos con rayas azules... -¡Caray!, ¿cómo lo supiste? -Porque se le olvidó ponerse los pantalones.
Compartir

Imágenes de chistes