Estás aquí: Inicio > Chistes verdes

Chistes verdes

Chistes verdes cortos para pasar un buen rato con los amigos. Chistes verdes buenos para reir, votar, publicar y compartir con tus amigos.

Benedito el 30/11/2016

El hombre y su nueva ordeñadora

Este es uno que compra una ordeñadora, para ordeñar las vacas, y mientras ordeña, piensa que con el movimiento que hace en las tetillas le puede servir para masturbarse. Se pone el cacharro en en sitio y efectivamente, lo hace hasta 6 veces y entonces decide ya parar, aunque no lo da quitado. Entonces coge el teléfono y llama al servicio técnico para preguntar cómo se detiene la ordeñadora. El operario le responde: -A los 25 litros para sola.
Compartir

Victor el 15/11/2016

La pareja que llega unida al hospital

Son las tres de la mañana. El hospital está silencioso. De pronto, los enfermeros meten dentro a una pareja tiernamente enlazados. Evidentemente, el hombre no tiene intención de separarse. El médico de guardia le pregunta a los enfermeros: -¿Dónde los encontrásteis? -¡Sobre la acera, frente a su casa! -¡Podrían ir a hacer esto a otra parte! -exclama el médico. Entonces el hombre, sin desprenderse de la mujer, pero rojo de ira, grita: -Es muy fácil de decir, pero ¿cómo subiría usted las escaleras en esta posición?
Compartir

toroloco el 12/11/2016

La mamá y la niña con falda corta

La mamá está regañando a su hija, de 15 años, que lleva una falda cortísima. -¿No te da vergüenza ir así por la calle? -¡No, mamá! -Piensa en las consecuencias. Si tuvieses que agacharte se te verían las bragas... -Ah, si es por eso, no debes preocuparte, ¡nunca llevo bragas!
Compartir

toroloco el 10/11/2016

El sorteo en la sinagoga

En la sinagoga local se ha organizado una lotería para recoger dinero para la construcción de un nuevo templo. Se anuncia el número correspondiente al tercer premio, y al ganador le toca un estupendo televisor de color. Luego, anuncian el segundo ganador. Es el señor Leví, que se acerca a la mesa de los premios. Y podéis imaginaros su sorpresa cuando se entera de que le ha tocado una tarta hecha en casa. -¡Una tarta! ¿Y quien quiere una tarta? Me he gatado quinientos dólares en boletos. El tercer premio es un televisor... ¡Y me dan una tarta! ¡No la quiero! -¡Sssschhh! -le aconseja el hombre que está cerca de él- La tarta ha sido preparada por la mujer del rabino. -¡Y un culo a la mujer del rabino! -protesta el señor Leví, -¡Sssschhh! -continúa el otro-. ¡Ese es el primer premio!
Compartir

toroloco el 10/11/2016

El cura y la nueva calculadora

El cura del pueblo se compra una calculadora. Cuando confiesa a los vecinos hace la cuenta de la penitencia con la calculadora. Llega un chaval y le dice: -Padre, le he metido la puntita a mi novia... -¡Pues ve y métesela entera, que mi calculadora no saca decimales.
Compartir

toroloco el 10/11/2016

La colegiala y su confesión al cura

Una colegiala se va a confesar: -Padre, he cometido pecados solitarios... -¿Cuántos hija? -Se pueden contar con los dedos de la mano, ¡aunque ésta no se la voy a enseñar: se cuenta el pecado... pero no se enseña a la pecadora!
Compartir

toroloco el 09/11/2016

Pepito y la pregunta de ladrar

Con gran preocupación, Pepito le pregunta a su maestro: -Profesor, ¿las chicas ladran? -¡Por Dios, qué locura! -Pues tendré que ir al oculista -responde Pepito-. Se lo he vuelto a hacer a la perra.
Compartir

Fede el 08/11/2016

El hombre con el grano en el pene

En la consulta médica. -Mire, doctor, es que me ha salido un grano en el pene y no sé qué hacer. -No se preocupe usted, hombre. Para que el grano le baje, meta el pena cada noche en un vaso de leche durante media hora. Al cabo de unos días el experimento funcionaba. Pero una noche fue descubierto por su esposa. -Anda, Mariano, no sabía que tuvieras que recargarla como las estilográficas.
Compartir

Enrique Munita el 08/11/2016

El hombre con miedo a fracasar

Un hombre de cierta edad pide al médico que le proporciona una inyección porque esa noche espera a una chica preciosa, y tiene miedo a fracasar. Una semana más tarde, el médico encuentra a su paciente, y le pregunta si la inyección tuvo éxito. -¡Fabuloso: tres veces! -Le felicito. Pero ¿por qué lleva el brazo vendado? -Sabe, doctor, es que la chica no vino...
Compartir

Iñaki el 06/11/2016

El cateto al que quieren afeitar

Un cateto acude al hospital, a operarse de apendicitis. Llega una auxiliar, de éstas que tienen una figura de violín que no se puede aguantar, y le dice: -Oiga, señor, quítese los pantalones, que le vamos a afeitar. -¿Cómo dice?, ¿qué me quite los pantalones? -Sí, hombre, sí; usted tranquilo, que no le pasará nada. Se baja los pantalones y la auxiliar le coge lcon los deditos el pizarrín y empieza allí a darle con la maquinilla. Cuando llevaba un rato, dice el cateto: -Zuéltela ya, que no ze cae.
Compartir

Iñaki el 03/11/2016

El nene y la mamá ligando

El ama de cría está sentada en el parque con su amorcito, el cabo de artillería. Desde el cochecito, el pequeño observa al ama y, mientras el joven apasionado extiende la mano para tocar un pecho de la hermosa chavala, exclama: -¡Eh, tú, quita las manos de mi merienda!
Compartir

Iñaki el 02/11/2016

Don Jacobo y el tratamiento con pan

Don Jacobo va al médico para que le cure su impotencia. -Ahora disponemos de una nueva terapia que es estupenda. Es un tratamiento a base de pan. Don Jacobo va a la panadería más próxima. -¡Deme cinco kilos de pan! -Pero, don Jacobo, si usted solo... ¡Se le va a quedar duro! -¡Eso es precisamente lo que estoy buscando!
Compartir

Iñaki el 02/11/2016

La señora que orina por 4 agujeros

Una señorita acude al médico muy alarmada, ya que orina por cuatro finos agujeros. El facultativo la examina. -Doctor, ¿es peligroso? ¿Puedo saber la causa? -Sólo tiene que fijarse en la bragueta de su novio: ¡seguro que le falta un botón!
Compartir

djamila el 01/11/2016

Cuando Tarzán y Jane se conocieron por primera vez

Después de 30 años viviendo solo en la selva, con los monos como única compañía, y los agujeros de los árboles como único elemento adecuado para el placer sexual, resulta que un buen día Tarzán y Jane se conocieron. Jane vio por primera vez a Tarzán mientras él practicaba vigorosamente el acto sexual en el agujero de un árbol. Jane quedó sobrecogida por la imagen y en seguida se ofreció a Tarzán. La joven dama se tumbó sobre el césped, desnuda, y de par en par, esperando la acción de Tarzán. El hombre mono lo que hizo fue tomar carrerilla, arrancar y pegarle a Jane una gran patada ahí mismo... Jane, medio llorando, gritó: -¿Por qué has hecho eso, estúpido? A lo que Tarzán respondió: -Yo siempre comprobar si haber ardillas.
Compartir

chistoso el 31/10/2016

Helen y las píldoras de virilidad

Helen se queja ante su médico de que se ha casado con un hombre demasiado viejo, por lo que su matrimonio aún no se ha consumido. El doctor decide proporcionarle algunas píldoras estimulantes de la virilidad. Y ella se marcha, prometiendo tener al médico informado de los resultados del tratamiento. Una semana más tarde, vuelve al consultorio, y reconoce: -Doctor, esas píldoras son portentosas: cuatro días seguidos, mañana y tarde! -Realmente es una considerable mejoría -admite el galeno. Y ella remacha: -¡Ya lo creo que sí! ¡Fíjese, doctor, que ayer inclusofueron 3, justo antes de morirse.
Compartir

Imágenes de chistes