-¿A qué te dedicas? -Soy traficante de órganos. -No tienes corazón. -¿Es una crítica o un encargo?

-Y tú, ¿En qué trabajas? -Pelando papas -¿Eres cocinero? -No. Peluquero en el Vaticano

- Te voy a poner mirando a Cuenca. - ¿No puedes ser más dulce? - Te voy a poner mirando a una pastelería de Cuenca...

- Doctor, tengo alergia al vino. - ¿A qué vino? - A que me mire la alergia.

- Amor, tú eres mi droga. - ¡Qué romántico! ¿En serio? - Sí, me cuestas mucho dinero y me estás arruinando la vida.

Pedro y Jesucristo: -Venga tío, vamos a Jerusalén a tomar la última. -No tío, que allí te clavan...

-Por favor una Pepsi -Tenemos coca. -Vale pues una Pepsi y un gramo.

- Me gusta relajarme con un té y un buen libro - ¿Y si no tienes té? - Poleo...

-Estoy buscando trabajo -Le interesaría de jardinero? -Creo que no me ha entendido bien.

- ¿Cómo se llama el primo vegano de Bruce Lee? - Broco Lee.

- No soporto a los diléxicos. - Entonces de hablar ni follamos, ¿no?

- Doctor, sin rodeos, ¿tengo un problema de memoria? - Que siiiiiiiiiiii

-Conseguí dejar la ludopatía. -¿Y qué tal? -No veo ningún avance.

- Cariño, creo que estás obsesionado con el sexo anal... - ¡Ojete con lo que dices!

–Hola, Hannibal. ¿Qué comes? –Una napolitana. –¿De chocolate? –De Italia.

Si Juan se mete una raya en el SEPE... ¿Se está metiendo donde no le llaman?