Alberto y Pablo están en el bar. -Pablo, ¡te invito a un café! -No, gracias amigo, es que el café no me deja dormir -le responde Alberto. -¡Pero si son las nueve de la mañana! -En efecto... ¡y estoy a punto de entrar en la oficina!