-Soldado! Hoy no lo he visto en las maniobras de camuflaje! -Gracias mi Capitán!

¿Qué hace un africano en la guerra desnudo a medianoche? ¡Camuflarse!

Un soldado viaja sentado en un autobús. En eso que sube un general. El soldado se pone en pie inmediatamente. El general le dice: -¡Puede sentarse de nuevo! Al cabo de un minuto el soldado se pone en pie de un salto. El general le dice: -Gracias, pero ya puede volver a sentarse. Al poco, el soldado vuelve a ponerse en pie una tercera vez. Y el general exclama: -¿Cómo tengo que decírselo? Haga el favor de sentarse, ¿me ha oído? Y el soldado, rojo como un tomate, le responde: -¡Pero, mi general, es que ya debería haberme bajado tres paradas atrás!

-Atención, atención. Nave espacial llamando a base. Nave espacial llamando a base... Un ovni nos está fotografiando. ¿Qué hacemos? Habla la base: -Sonreíd.

Le dice un sargento a un soldado: -Soldado, ice la bandera. -Pues le quedó preciosa, mi sargento.

Un policía detiene el coche de un conductor borracho y le pregunta: -¿Me da usted su permiso para circular? -Claro que sí, agente, circule, circule...

-Capitán, capitán, se acerca un barco pirata por la derecha. -Se dice por babor... -Por babor, capitán, se acerca un barco pirata por la derecha.

-Capitán, capitán, se acercan cien carabelas -¿Una flota? -No, merluzo, flotan todas

Se murió Fidel Castro y San Pedro le dio la bienvenida, a lo que el comandante contestó: -Muchas gracias, aunque ahora caigo que me quedaron 2 maletas en la tierra. -No te preocupes que ahora mando gente a por ellas, pasa, pasa. En esto que 2 angelitos bajan a la Tierra y regresan con las maletas. Como en ese momento estaba cerrado saltan la valla y otro angelito los ve: -Vaya, no hace ni 1 hora que llegó Fidel Castro y esto ya se está llenando de refugiados.

Eduardo, Manolo y Felipe se treparon en una bandera que hay sobre edificio. Eduardo dice: Por mi patria y por mi bandera yo me tiro desde la punta de esta bandera. Y cayó en el suelo muerto. Luego viene Manolo y dice: -Por mi patria y mi bandera yo me tiro desde la punta de esta bandera. Y también cayó muerto. Ahora viene Felipe y dice: -Por mi patria y mi bandera, yo me voy por las escaleras.

En el ejército, un sargento les dice a sus soldados: -Soldados, tengo una noticia buena y otra mala. ¿Cuál queréis primero? -La buena, la buena -gritan los soldados. -Pues bien... la buena es que hoy vais a cambiaros los calzoncillos. Todos los soldados empiezan a aplaudir, porque hacía un mes que llevaban los mismos calzoncillos y todo el mundo apestaba bastante. -¿Y la mala? -Que os lo vais a cambiar entre vosotros.

En la mili, pregunta el sargento a un soldado: -¿Cuánto es tres por cuatro? -Doce. -Muy bien. Por haberlo sabido, te doy doce días de permiso. -Qué lástima. Si lo llego a saber, digo veinte.

En España se celebra un congreso internacional de policías y se reúnen un policía americano, un policía inglés y un guardia civil español. El policía americano se abre un poco la camisa y muestra una cicatriz de diez centímetros y dice: -New York City. El policía inglés se remanga el brazo y muestra una cicatriz que da miedo verla y dice: -London City. Y el guardia civil se baja un poco los pantalones y mostrando una cicatriz dice: -Apendi City

Le dice Manuel a su hijo: -Hijo, me encantaría que te enrolaras en la Marina. -Pero padre, si no sé nadar... -No importa. Tienen barcos.

-¡¡¡Mi sargento!!!¡¡¡Mi sargento!!!, los milicianos se han sublevado. -Joer ahora me va hacer este coger el diccionario.

Un transportista, que conduce un camión enorme de veinticuatro ruedas, cuando ve que este no puede pasar por debajo de un punete, el muy bruto se baja del vehículo, coge la caja de herramientas, se sube encima de la cabina y empieza a cargarse el puente para que pase el camión. En esto que aparece un coche patrulla de la Guardia Civil: -¡En! Salga de ahí, hombre. Pero ¿qué le está haciendo al puente, so bestia? -Nada, que no me pasa el camión y estoy rompiendo el puente para ver si pasa. -Hombre, no fastidie. Salga de ahí. Lo que tiene que hacer es desinflar las ruedas para que el camión ceda por abajo. -Pero que tontos que sois -les dice el camionero-: ¡Si de donde no pasa es de arriba!