-Mire doctor, tengo todo el cuerpo lleno de pelo... ¿qué padezco? -Padeces un ozo.

¿Qué tal en la logopeda? -Mal -No me jodas! -No, no mejodo.

-Doctor, cómo han salido los análisis? -Pues mire, por la impresora

-Tengo mañana cita con el oftalmólogo... -El de ver te llama

En el médico: -Veo que su tos ha mejorado mucho... -Normal, llevo toda la semana practicando

- Doctor, tengo alergia al vino. - ¿A qué vino? - A que me mire la alergia.

- Doctor, sin rodeos, ¿tengo un problema de memoria? - Que siiiiiiiiiiii

- Hola buenas, ¿tiene pastillas para dejar de ser tan exagerado? - Sí, claro, ¿cuántas cajas quiere? - Trescientas mil.

- Disculpa, ¿tiene pastillas contra la pereza? - Sí. - Pues póngame una en la boca.

—Doctor, sin rodeos, ¿tengo problemas de memoria? —¡¡¡QUE SÍIIIIIIIIIIIIIII!!!

- Doctor, me siento mal - Pues siéntese bien

Esto es una anciana que va al médico, y este le dice: - Me temo que hay que hacerle unas placas. - ¿De tórax? Ya las hice la semana pasada... - No, de mármol.

Iba la manifestación blanca a tope gritando: ¡Qué queremos! -¡La cura para el alzheimer! Lo repetían una y otra vez. -¿Cuándo la queremos? -¡La cura para el alzheimer!

-Me gusta cuando las cosas acaban bien. -Pero doctor, ¡si el paciente ha muerto! -Pero mira mi bata, ni una mancha...

Entra en la farmacia. -Hola, por favor, ¿tiene algún medicamento para el cansancio? -Bueno, mire, tal vez estas pastillas. -Emm vale, ¿me puede poner una en la boca?

Un señor entra en una farmacia y le dice a la dependienta: -Me duele la barriga; ¿qué podría tomarme? -Creo que lo que mejor le irá son las famosas pastillas del doctor Chorlito -le aconseja la farmacéutica. -¡Ah, no, eso sí que no! ¡Deme lo que sea, cualquier cosa, todo menos esa porquería! -¿Por qué dice eso? -¡Porque el doctor Chorlito soy yo!