-A ver señorita, ¿le parece bien inventarse historias para sembrar odio? -Es que nazi para ello. -¿Pero no le molesta que la acusen? Es delito -Ya bueno, es lo que hail Tras el cristal de comisaría. -Ay, es que no puedo parar de reich.

La maestra le pregunta a un alumno: -Dime cuatro miembros de la familia de los invertebrados... Y le responde el niño: -El mosquito... eeehm... ¡la mamá mosquito, el hijo mosquito y la hija mosquito!

Una chica regresa a casa tras el examen de conducir: -¿Qué tal ha ido? -le pregunta su madre. -Bien, yo diría que bastante bien. ¿Y qué te ha dicho el examinador? -Hum, está en el hospital, en estado de choque...

Tras una larga y accidentada persecución, la policía atrapa a un malhechor y lo interroga. -¿Por qué le has robado el reloj a esa señora? -Yo no le he robado nada -se justifica el ladrón-. Ella me lo dio. -¿Cuándo te lo dio? -¡Cuando le enseñé la pistola!

Un agente de tráfico detiene un coche. El coche lo conduce un perro. Al lado del perro hay un hombre sentado. El agente exclama con voz severa: -¿Así que usted permite que conduzca el perro? Y el pasajero responde: -Si quiere la verdad, ¡yo soy un autoestopista!

Un tipo se pasea por la avenida principal de la ciudad, haciendo como que se saca algo de los bolsillos y lo esparce a su alrededor. Un policía se le acerca y lo interroga: -Disculpe, pero... ¿se puede saber qué está haciendo? -¡Hago como que les echo galletitas a los gatos abandonados! -¡Pero si aquí no hay gatos abandonados! -Pues claro, ya lo sé... ¡¡¡Por eso solo lo simulo!!!

Un campesino ve a dos policías que están cogiendo uvas de su viña y le dice a su hijo: -¡Corre, chico, ve a avisar a los ladrones!

El comisario interroga a un ladrón. -O sea, que ¿quieres hacernos creer que no robaste el brazalete, sino que te lo encontraste? -Sí, señor. -¿Y por qué no lo llevaste a la oficina de objetos perdidos? -Iba a hacerlo, pero entonces vi que llevaba una inscripción que decía: Tuyo para siempre.

La policía ya casi tenía al delincuente, y buscaba que se entregara: -Ríndete, que tenemos rodeada a la manzana. Viendo que no había salida, el gusano se entregó.

El policía investigando: -Entonces, ¿a que hora examinó el cadáver? -Cerca de las 8:30 p.m. -¿Y el Sr. Pérez esta muerto en ese momento? -No, estaba sentado en la mesa preguntándose por qué estaba yo haciendo una autopsia.

Era un jubilado que contaba cómo se entretenía últimamente y comenta: El otro día por ejemplo fui a Correos a entregar un paquete. No tarde ni cinco minutos y cuando salí junto al coche que estaba en la puerta vi al policía rellenando la multa. -Pero hombre, si no he tardado ni 5 minutos, ¿no podría tener un buen gesto? Al ver que el policía no hacía ni caso le dije: -En fin, menuda vergüenza, esto no se hace porque las multas son caras y no es para tanto. El policía terminó con la multa y se puso a hacer otra, esta vez de la ITV que parece que no tenía bien la pegatina. Entonces me enfadé más y le dije que creía que me estaba tratando como un capullo. El policía siguió poniendo multa tras multa durante 20 minutos hasta que finalmente le dije: Lo siento pero ya tengo que irme, ahí viene mi autobús.

-¡Alto! Se ha saltado un semáforo en rojo. Tengo que ponerle una multa. ¿Dígame su nombre? -Josetxu Irriboteneaindíagirre de Urrutxomengasalerrìa y Mangorzalluz de Gurruchagoitiaga. -Bueno, por esta vez, pase, pero que no se repita.

Era un camionero que iba tan tranquilo cuando de repente se detiene porque en el medio de la carretera hay un tipo que dice: -Soy el marica de la capa roja, ¿me das algo para comer? El camionero todo enfadado da un volantazo y lo manda a freír espárragos. Un kilómetro después tiene que frenar porque en medio de la carretera hay otro tipo parecido que dice: -Soy el marica de la capa azul, ¿me das algo para comer? El camionero más enfadado todavía se va refunfuñando. Al kilómetro o así aparece otro parecido y esta vez habla primero: -Ya me se el cuento, marica de la capa verde, ¿qué es lo que quieres tú? -Para empezar deme el permiso de circulación...

Guardias Civiles de tráfico: -Mira la barbaridad que acaba de hacer aquel del Opel Vectra. Se va a enterar. -Lo para, le pide la documentación y cuando empieza a leerla, la devuelve enseguida al conductor mientras se cuadra y saluda muy respetuosamente. El vehículo sigue la marcha. Su compañero que lo ha visto todo dice: -Muy importante debía ser ese pájaro -Casi nadie, tú. ¡El General Motors!

Este es un motorista que va por una carretera, toma una curva y tiene un accidente con un carro cargado con cosas, que circula en su mismo sentido. El hombre del carro baja y pregunta: -¿Se ha hecho algo usted buen hombre? A lo que el motorista responde: -No, pero usted debería llevar un trapo rojo o algo similar. Y el hombre del carro responde: ¡Si no ha visto el carro, como espera ver un trapito rojo!

Un policía detiene a dos individuos que iban en un Audi A4 y les dice: -Tengo que multarles -¿Por qué? Pregunta uno de ellos, llevamos los cintos de seguridad puestos, vamos a la velocidad ordenada, todo va bien. -Estoy de acuerdo, dice el policía, pero aquí pone Audi A4 y sólo van dos, así que al ser un coche para cuatro y sólo van dos, debo multarles. Al encontrar la multa injusta, se ponen a discutir con el policía, quien muy enojado les dice: -Miren, aquí las órdenes las doy yo, así que no me hagan perder el tiempo. Por favor deme los papeles que les pongo la multa, y me voy a ver qué le pasa a mi compañero que está con un seiscientos y sólo va uno.