-Cariño, estaré aquí cuando salgas del quirófano... -No me agobies ya.

-Cariño, hoy Gasol ha cogido dieciséis rebotes... como tú! -Gilipollas... -Dieeeeecisiete!

– Manolo, no me ha venido la regla. – Ya te dije que no encargaras el material escolar en esa librería. – Vaya, parece que los dos tenemos un retraso...

Estaba una mujer en cama con su amante y aparece el marido... -Qué coño esta pasando aquí? -Ves, ya te dije que era tonto...

Velas!? Qué romántico, qué celebramos? -Nos cortaron la luz.

-Cariño, tener un pito pequeño no es tan grave. -No sé Mari Carmen, preferiría que no lo tuvieras...

-Papá, tu te casaste por la iglesia o por el juzgado? -Por pendejo!

Antes mi novia me tocaba de arriba a abajo. Ahora que nos casamos solo me toca los bolsillos para encontrar la cartera!

Estaba Manolo en el sofá, con su móvil cuando de repente levantó la vista y se fijó en su mujer. Se quedó pensando y dijo: -Amor, me gustaría pasar más tiempo contigo. ¿Me aceptas como amigo en Facebook?¿Me sigues en Twitter?

-Manolo, estuve pensando que tal vez sea mejor donar todo el armario. -¿Lo qué, tu ropa? -Claro, es mejor que la tengan allí donde necesiten y no tienen ni para comer. -A ver cielo, quien se pueda poner tu ropa... no se está muriendo de hambre.

Esto era una pareja que iba caminando, cuando se cruzan con una muchacha y él dice: ¡Hola Linda! La novia ya estaba fuera de sí, pide explicaciones y él dice: -Pero cielo, ella se llama así... -Mira eso me da igual, a partir de ahora la llamas por el apellido

Hola guapa, ¿qué tal? -Bien, ¿tú? ¿a qué te dedicas? -Soy rockero. -¡Guau! ¡Qué interesante! ¿Eres el cantante o qué tocas? -No me has entendido, pico piedra.

El marido le dice a su esposa: -Salgo a tirar la basura, ¿quieres venir? -¿A tirar la basura? ¡No, vaya un aburrimiento! -Vale, vale... ¡como siempre dices que no salimos!

Suena el teléfono en casa de los López. La señora López descuelga y exclama: -No... no... noooo, ¡no me lo digas!, no puede ser... es increíble... Guarda silencio un instante, escucha y vuelve a decir: -Oh, no... noooo, ¡no me lo digas!, no puede ser... es increíble... Y al fin cuelga. El señor López, intrigado, le pregunta -¿Qué ha pasado? Y la señora López le responde: -¡¡¡No lo sé, al final no me lo ha dicho!!!

Por la mañana, una mujer se levanta de la cama, despierta a su marido y le dice: -Querido, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes por mi cumpleaños. ¿Qué crees que puede significar? -Lo sabrás el día de tu cumpleaños -le responde, enigmático, el marido. Llega el día del aniversario de la mujer, y el marido entra en casa con un paquete. La mujer, emocionada, se lo arranca de las manos, rasga el papel, abre la caja a toda prisa y en su interior encuentra... ¡un libro titulado El significado de los sueños!

A su regreso de un largo viaje, un señor le pregunta a su esposa: -Querida, ¿diste de comer a los peces de colores? -Sí -responda ella-... Pero, ahora que lo pienso... ¡se me olvidó darles de beber!

De vuelta a casa se encuentra con la vecina de enfrente un tanto pensativa en frente a su casa: -¿Pasa algo María? -Bueno sí. Hace un rato salió Manolo a comprar patatas y pollo, pero me han llamado del hospital que parece se que lo han atropellado. -Vaya, lo siento ¿y que vas a hacer ahora? -Supongo que haré macarrones.

Una mujer le pregunta a su marido: -¿Qué te ha dicho el médico cuando le has explicado que tienes pérdidas de memoria? -¡Me ha dicho que pague por adelantado!

Una mujer le dice a su marido: -Fíjate en José, nuestro vecino; siempre que entra o sale de casa le da un beso a su esposa. ¿Podrías hacerlo tú también? -Como quieras, pero no sé si a José le hará mucha gracia.

Eran 2 chiquillas que cuchicheaban: -Anita, ¿recuerdas a Pedro, el moreno guapo del otro día? -Sí. -Me ha regalado esta rosa y me dijo que vendrá a verme cuando le caigan los pétalos. -Oh, que romántico. Entonces, ¿por qué tan triste? -Es de plástico.

Estaba la parejita en un banco, un tanto apartado y bajo la luz de la luna. Un perfecto momento romántico en el cual ella dice: -Oh Antonio, ¿no crees que mis ojos brillan como estrellas? -Sí, mi amor. -Dime Antonio, ¿no te parecen mis cabellos como rayos de luna? -Pues sí, cariño. -Dime Antonio, ¿no te parece mi boca como una linda rosa recién abierta? -Claro que sí, amor... -Oh, Antonio... ¡Tú si que sabes decirme cosas bonitas!

-Hola, muy buenos días, ¿tiene tarjetas para San Valentín? -Sí. -¿Tiene alguna que ponga para mi único y verdadero amor? -No, pero se la hacemos en un minuto. -Bien, hágame 8.

-¡Elisa, te quiero, concédeme tu mano! -Yo también te quiero, pero ¡necesito las dos!

Un chico quiere casarse con una joven heredera, rica y de buena familia. -Señorita, estoy locamente enamorado de usted. -¿En qué trabaja? -Soy empleado de banca. -¿Ah sí? ¿Y cuánto gana? -Cobro setecientos euros al mes. -Por favor, si con eso no me alcanza ni para comprar jabón -Vaya, no sabía que fuera usted tan sucia.

El marido estaba engordando, echando tripilla y ella pidió consejo acerca de como hacer que empeorara. La amiga le dijo que lo mandara a hacer abdominales. El marido no estaba mucho por la labor así que se le ocurrió ponerle el mando de la tele entre sus pies.

Eran dos amigos que no se veían en 20 años y van en un tren con sus mujeres y tras tomar unas copas deciden intercambiar las parejas. Al día siguiente: -¿Qué tal con mi mujer? -Muy bien, ¿y tu con la mía? -Bueno, no te ofendas, es un poco fría. -Claro, la llevamos a enterrar a Zaragoza.

-Manolo, hoy me topé con un hombre que me ha dicho de todo, que nada más me vio empezó a despotricar, insultarme, que si borracha y no se que más. -¿Dónde ocurrió eso, dónde te lo topaste? -Pues en la calle Juan Florez, iba en el coche, lo atropellé y luego paso eso.

-Manolo, ¿qué dia hace hoy? -Ni idea Manuela, con tanta niebla no veo nada.

Era una pareja de chicos que salieron y a la vuelta él la deja en el portal de casa: -Ana, que llevamos muchos días ya, ¿me das un beso en la boca? -No. -No seas mala, ¿por qué no? -Luego quieres mas y yo hasta que nos casemos nada. Así discutieron un buen rato hasta que se escucha una voz al lado: -A ver Ana, dale un beso ya y que se vaya ese gamberro, o que al menos deje de apoyarse en el botón del telefonillo.

La mujer finalmente se puso a dieta y se lo anunció a su marido. Dijo este: -¿Ah sí, y cuanto has perdido ya? -Una semana.

El sabio respondía a las preguntas acerca de las relaciones extraconyugales por parte del aprendiz: ¿En qué se diferencia una amante de una esposa? El sabio fue rotundo: 20 kilos. ¿Cuál es la diferencia entre un amante y un marido? La diferencia no es de peso sino de tiempo: 20 minutos. ¿Cuál es el problema de tener esposa y amante? También tienes dos suegras. Está claro que se parecen las suegras a los terroristas, pero ¿en qué se distinguen? Con los terroristas se puede negociar.

-Hombre Manolo, ¿cuánto tiempo? Me dijeron que te habías casado. -Sí, sí, ya ves, que cosas... -Entonces, ¿qué tal es eso del matrimonio? Nunca te había imaginado en ese papel jaja -Bueno, a decir verdad en el inicio está bien, pero lo complicado viene luego, justo cuando sales de la iglesia.

Era un tío que se murió y en la esquela la mujer puso que de gonorrea. Un amigo de la familia le pregunta: -Pero Rosa, Paco murió de diarrea no de gonorrea. -Ya... pero prefiero recordarlo así, como un gran amante y no como la mierda en que se convirtió.

Era un tío muy muy feo en una agencia matrimonial. -Quería una mujer que fuera guapa, rica y de buena familia. -Oiga señor, permítame que mujeres así hay pocas y además en tal caso sería una imbécil si se fuera con usted. -Bueno, ese detalle me trae sin cuidado.

Jorge y Pedro se conocían del bar y un día salieron a la calle a fumar juntos. Estaban hablando cuando de repente Jorge dice: -Caramba, lo que me faltaba, ahí vienen mi mujer y mi amante juntas. Pedro todo alucinado dice: -Justo yo iba a decir lo mismo...

El matrimonio cenando tranquilamente cuando ella dice: -Pepe, he oído que el cura que nos casó ha fallecido. Pepe la mira fijamente y dice: -El que la hace la paga.

Era una pareja de españoles que va a Nueva York, y donde el marido hablaba el inglés y ella no. En la aduana el empleado les pregunta: -Buenos días y bienvenidos. ¿Podrían entregarme la documentación? La mujer que no entendía nada pregunta: -Mi amor, ¿qué ha dicho? -Me ha pedido los papeles. -¿Tienen algo que declarar? -No, absolutamente nada. La mujer pregunta y el marido le traduce algo molesto. -¿De dónde vienen ustedes? -Somos españoles. La mujer: -Cariño, ¿qué ha dicho? -Pregunta de donde venimos. -¡España! Yo estuve unos días allí hace tiempo. Magnífico país, con muy buen clima y rica comida. Conocí a una mujer insoportable, no me dejaba en paz, muy pesada, me interrumpía, hablaba y hablaba y en la cama fatal. -¿Qué ha dicho cielo? -Dice que te conoce.

Era San Valentín y la pareja de ancianos estaba en la cama. -Antes cuando me enamorabas siempre me cogías la mano. El hombre le coge la mano. -Entonces era cuando me besabas. El hombre un poco perezoso le da un beso en la mejilla y se acomodó para dormirse. -Luego tú me mordías el cuello. Va el hombre y se levanta de la cama medio enfadado. -¿A dónde vas? -¡A buscar los dientes!

-Verás Puri. La semana pasada me lié con un hombre maravilloso. -Ah sí, ¿y quién es? -No lo conoces. Ayer lo conocí en un restaurante y me lo llevé para mi casa. -Oh, ¿y cómo fue? -Pues mira, bien y mal. Bien por todo pero, pero luego me contó que era el marido de una amiga mía y eso me angustió. Incluso voy a terapia. -¿Para sacártelo de la cabeza? -No, para que no me angustie cuando viene a verme.

Era un matrimonio ya bastante mayor, que habían durado pero nunca se entendieron muy bien, al menos en la cama. -Oye María, cuando mueras me encargaré que te pongan en la tumba: Aquí yace María, siempre fría. -Te morirás tu primero ¿y sabes lo que pondré yo en la tuya?: Aquí yace Juan, tieso y duro como nunca.

Era una pareja que se fue de luna de miel en tren. Iban sentados uno en frente a otro y pasan el túnel. Al terminar él se le acerca y le susurra: -Sí supiera que era tan largo el túnel te haría de todo aquí mismo. -¿Cómo dices? ¿Entonce no has sido tú el que me estuvo tocando?

Era un marido un poco rata y borracho que andaba sin blanca y llega temprano a casa. Entra y se encuentra en su cama a un tipo con su mujer. -¿Y este quién es? -Hola Manolo, lamento que te enteres así pero bueno, tarde o temprano tenías que saberlo. Este tipo es el que nos paga las facturas. -¿Ah sí? Entonces tápalo que no le coja el frío, tápalo.

Un hombre le pregunta a su amigo: -¿Tú cuando haces el amor hablas con tu mujer? -Hombre... si me llama por teléfono...

Una pareja haciendo el 69 y de repente dice el chico... -¡Anda!, el arzobispo de Toledo se ha muerto. -¡Joder Pepe! a qué viene ahora esa chorrada. Tú y tu manía de limpiar eso con el periódico.

Un matrimonio en el médico. -Mire Vd. Doctor, que tenemos unos problemitas sexuales que nos gustaría que vs. nos arreglara. -Muy bien, pero quiero hablar con vds. por separado. Le toca el primer turno a la mujer y el médico le pregunta: -¿Tienen vs. orgasmos? La mujer se levanta presurosa, abre la puerta, se asoma a la sala de espera y le pregunta al marido: -Manolo, ¿nosotros qué tenemos, orgasmos o Adeslas?

En pleno acto sexual una viejita le dice a su marido: -¡Pareces un teléfono móvil! El viejo orgulloso dice: ¿Vibro mucho? -No, al entrar al túnel se te cae la señal...

Unos recién casados van al hotel el Lunes y pasa el Martes, el Miércoles, el Jueves... y al final salen de la habitación. La mujer va toda satisfecha y el hombre sale con unas ojeres increíbles y tambaleándose. Van al restaurante del hotel y el camarero le pregunta a la mujer: -¿Qué va a pedir la señora? -Mi marido sabe lo que me gusta. Y dice el marido: -¿Pero antes me dejarás comer un poco, no?

Se encuentran dos avaros y uno le dice a otro: -Oye, ¿has perdido tu anillo de casado? -¡Qué va! Es que esta semana le toca llevarlo a mi mujer.

Moncho, el marido gruñón, le dice a su mujer, Remedios: -Voy a comprarle una bicicleta al niño, para que deje de hacer tonterías. -¿Y tú crees que con una bicicleta dejará de hacer tonterías? -No, pero las hará más lejos.

Un caníbal le dice a su mujer: -Te querré toda la vida. -¿seguro? -Bueno... Hasta que tenga hambre.

Moncho, el marido gruñón, le dice a su abogado: -Quiero separarme de Remedios. -¿Por qué? -Porque lleva diez años tirándome la sartén a la cabeza. -¿Y por qué te quieres separar de ella ahora? -Porque cada vez tiene más puntería.

Moncho, el marido gruñón, le dice a su mujer, Remedios: -Nena, es increíble que no hayamos estado nunca de acuerdo en nada, desde que nos casamos hace cuarenta y tres años. -Cuarenta y cuatro, querido.

Una pareja va de vacaciones a Roma, y el marido pregunta en la recepción del hotel el horario de las comidas: -Mire, el desayuno lo servimos de siete a once de la mañana. La comida, desde las doce del mediodía hasta las cuatro de la tarde; y la cena, de seis de la tarde a doce de la noche. Y el marido le dice a su mujer: -Cariño, no nos va a quedar tiempo para ver la ciudad.

Un matrimonio se está peleando y la mujer le pide el divorcio al marido: -Yo me quedo con la casa y con el niño. -¿Y eso por qué? -pregunta el marido. -Pues porque es mío, lo llevé en mi vientre. -¡Pero si tampoco es tuyo! -contesta el marido. -Ah, ¿no? ¿Y quién lo parió? -No sé... ¿Recuerdas el día que nació, estando en la maternidad, que se ensució y me dijiste que lo cambiara? -Sí... -Pues eso hice... ¡Lo cambié!

Le dice una amiga a otra por teléfono: -Mi marido quiere que demos la vuelta al mundo, pero yo preferiría ir a otro sitio.

Un hombre le dice a una chica: -No entiendo qué razón encuentras para no casarte conmigo. -¿Ni mirándote al espejo?

Le dice una mujer a su marido: -Moncho, ¿por qué no riegas el jardín? -Porque está lloviendo a cántaros. -Pues coge un paraguas, so tonto.

Le dice un campesino muy despistado a su mujer: -Paquita, ¿cómo me ves mejor? ¿Sin sombrero o sin boina?

Le dice Remedios a su marido gruñón: -¡El niño se ha tragado las cerillas! -Pues coge mi mechero y déjame tranquilo.

Un chaval tapa con sus manos los ojos de una chica y le dice: -Si no adivinas quién soy, me tendrás que dar un beso. Te doy tres oportunidades. -Eres... Cristóbal Colón. -No. -Pues... eres Julio César. -No. -Pues tienes que ser Napoleón. -No. -Pues entonces te tendré que dar el beso.

Increíblemente a punto de cumplir las bodas de plata, la mujer le pregunta al marido sobre qué le regalaría. -Tal vez un viaje a Japón. La mujer toda sorprendida dice: -Guau, parece que ya no eres tan tacaño como en nuestra boda, si llegamos a las de oro ¿qué harás entonces? -Tal vez te vaya a buscar.

El marido gruñón le dice a su mujer: -Confiesa que quieres más al perro que a mí. -¡Qué pesado! Te he dicho mil veces que os quiero igual a los dos.

-Cariño, llevamos casados más de 10 años y aún no me has comprado ningún reloj... -¡Anda! Pues porque llevamos 10 años casados y nunca me has dicho que tuvieras una relojería!!

-Mi amor, ¿qué me vas a regalar por mi cumple? -¿Ves ese coche que está allí! -¡Sííí! -Bueno, pues una licuadora del mismo color.

Era un tipo un poco cortito que pasó un año fuera de casa trabajando en una plataforma. Finalmente regresa a casa y su mujer lo sorprende con un hijo negro. -¿Esto es normal? Los 2 somos blancos. -A ver, el niño nació blanco pero como yo no tenía leche le dió de mamar a una chica que resultó ser de color y después de eso el niño se puso negro. El tipo no estaba muy conforme y decidió consultar con su madre que le dijo: -Eso puede ocurrir y tu eres un ejemplo. Cuando eras bebé te dí leche de vaca y ahora mira que buenos cuernos te están saliendo...

Un marido algo tonto le dice a su mujer: -Fíjate si es chulo el butanero que dice que se ha acostado con todas las mujeres de esta casa menos con una. -Sí, es la imbécil del tercero, responde la mujer.

-Pepe, dime algo romántico -le dice la chica al chico. -¡El acueducto de Segovia! -Románico no Pepe, ¡romántico!

Esto era un cateto que llega a un motel en una carretera con una mujer y pide una habitación para la noche. Cuando tiene que firmar en el registro hace una equis, pero luego se queda pensando por un momento y decide añadir un círculo alrededor de la X. El recepcionista se queda un poco extrañado por el círculo, y le dice al cateto con cara de complicidad: -Es curioso, nunca había firmado nadie con una X y un círculo. -Ya... pero es que -guiñando un ojo- ésta no es mi esposa, así que no quiero poner mi firma verdadera, ¿entiendes?

Una pareja de tontos llega a casa tras la boda, por supuesto sin tener ni idea que es eso de hacer el amor, así que el marido llama por teléfono y le pregunta a su padre qué es lo que tiene que debe de hacer, y el padre le dice: -Tú tranquilo hombre, es fácil, sólo debes de meter esa cosa con la que juegas a menudo en el lugar donde tu mujer hace pipí. -¡Todo bien papá, entendido!. Y entonces tiró la consola al retrete.

-Hola cariño, ¿me engañas con otra? -Mmmmm bueno, vale.

Escúcheme bien, amigo mío: su salud es muy escasa. De hoy en adelante, va a tomar muy poco alcohol y como máximo cinco cigarrillos al día. ¿Y cómo anda sexualmente? -Tres veces por semana: lunes, miércoles y viernes. El miércoles tendrá que borrarlo de la lista. -¡Imposible! ¡Es el único día que estoy en casa... Mi esposa me mataría!

Durante una representación sagrada en una iglesia, un joven ha de colocarse en la cruz para representar a un mártir. Pero como no se encuentra una túnica, se decide cubrirle con un trozo de papel. La iglesia se encuentra llena de fieles, entre ellos la novia del joven. Esta enseña a fondo su escote, con lo que el joven puede admirarlo, desde arriba, mejor que nadie. En un determinado momento, los fieles escuchan al joven crucificado gritar enloquecido: -¡Marta, Marta, márchate... te lo suplico ...! ¡El papel está a punto de romperse.!

Delante de la puerta del Cielo hay una cola de mujeres casadas. San Pedro las dice a todas: -¡La que haya sido infiel a su marido, qué levante el brazo derecho...! Todas levantan el brazo, menos una. -¡Venga, entrad de una vez! ¡Y que do de vosotras se hagan cargo de la sorda!

Tras casi 50 años de matrimonio, él marido se muere, y apenas pasó tiempo cuando a ella le llega la hora. Estando en el cielo finalmente ella lo encuentra, y muy entusiasmada se acerca y le grita: -¡Al fin! ¡Volvemos a encontrarnos en el camino! El marido contesta: -¡Bueno bueno, para el carro! Que yo sepa lo acordado era: hasta que la muerte nos separe!

Había una pareja de mediana edad que tenían dos hermosas hijas adolescentes. La pareja decide intentar una última vez por el hijo varón que siempre quisieron. Después de intentarlo por meses la esposa finalmente quedó embarazada y dio a luz un saludable varoncito 9 meses más tarde. El jubiloso padre corrió a la clínica a conocer a su nuevo hijo. Al mirarlo se horrorizó ya que el niño era el bebé más feo que había visto en su vida. Fue a ver a su esposa y le dijo que no había manera de que él fuera el padre de ese niño. -Mira las 2 hermosas hijas que hice anteriormente, luego la miró desconfiado y le preguntó ¿me has engañado? La esposa sonrió dulcemente y le dijo: -Esta vez no mi amor.

Una muchacha tirolesa se casa con un montañero poco educado. Y ésta decide que sus modales deben mejorar. Durante toda la fiesta que sigue a la ceremonia nupcial, está pisando los pies a su esposa continuamente, con el fin de que le repita cómo debe comportarse. Cuando todo termina, se van a la cama. El palurdo se mete debajo de las sábanas, y se queda un momento en silencio, dudando sobre lo que debe hacer. Al final, se dirige a su mujercita diciendo: -Por favor, ¿me prestarías un rato tu cosito?

La mañana siguiente de la noche de bodas el esposo se acerca a la ventana y exclama: -¡Qué día más bueno! Y la esposa suspira: -Sí, en efecto: ¡pero yo preferiría que siguieras buscando las bondades aquí dentro!

Una pareja que lleva casada desde hace muchos años ha estado sin hijos hasta que, inesperadamente, ella se queda embarazada, y en su fecha debida da a luz un niño con los cabellos tan rojos como el fuego. PEro lo singular es que, tanto el marido como la mujer, es que sus padres son morenos. Así que el marido, mosqueado, se va a consultar a un médico. Este le formula una serie de preguntas, hasta que llega a la frecuencia de las relaciones sexuales: -¿Lo hacen semanalmente? -No. -Entonces será mensualmente, ¿no es cierto? -No -¿Acaso dentro de un plazo de tres meses? -No -¿Quizá cada año? -Sí, más o menos. -Ya lo tengo -admitió el doctor, sonriendo. -No hay duda: ¡Esos cabellos de su hijo se deben al óxido!

Marido y mujer deciden regalarse con una semana de vacaciones, pero cada uno por su lado. El hombre va al mar, y la mujer a la montaña. Cuando vuelven a encontrarse, se confían sus experiencias. El marido admite haber asistido a una fiesta, en la que la dueña era bellísima y el esposo un borracho. Por lo que, dado que la ocasión hace ladró al más honrado, se encontraron en la cama. Después sigue: -Estaba desnuda, sus ojos eran lánguidos, y yo la miraba. Todo era maravilloso. De repente me acordé de ti. ¡Cogí mi ropa y me marché! Su mujer la mira irónicamente, suspira y confiesa: -¡Qué afortunado has sido tú, querido! A mí no me ha sucedido lo mismo, ¡pobre de mí!, porque cuando quise coger la ropa, para escapar, ¡aquel pedazo de hombre que se encontraba encima de mí no me lo permitió...!

El tío Hector hace unos comentarios bastante humillantes sobre su pobre mujer, la tía Ofelia, y una señora comenta: -Si mi marido dijese de mí esas cosas en público, ¡le aseguro que se la cortaría! Tía Ofelia responde: -¡Pues yo no: me sirve a mí más que a él!