Te voy a llamar Eva, porque eres la primera... -Pues yo Peugeot, porque no se si eres el 206 o el 207...

Una señora viaja a bordo de un inmenso transatlántico. A la hora de la cena le sirven un plato exquisito: conejo con nada y cebollitas. Queda tan entusiasmada que va a hablar con el cocinero para pedirle la receta, y el cocinero, la mar de contento, comienza a explicarle los detalles de la elaboración: -Verá, en primer lugar, tiene que sofreír cincuenta mil cebollitas con quince litros de aceite, añadir 10 litros de nata y medio kilo de sal...

Una joven e inexperta bailarina baila ante su profesor un pasaje de la Muerte del Cisne. Cuando ha terminado, intranquila, le preguntan al profesor: -¿Qué tal lo he hecho? El profesor sacude la cabeza y dice: -Pobre animal...

Dos amigos se encuentran y uno le dice al otro: -Me han dicho que en tu casa siempre friegas los platos. -Pues sí, los platos, el piso y la terraza. -¿Y tu mujer? -No, ella se lava sola.

De entre todas las cosas del mundo que las feas más odian hay una que destaca por encima de todas. El espejo

Las medidas perfectas de un hombre son 80, 4, 69. 80 son los años, 4 son los amagos de infarto y 69 los millones de euros en el banco.

Mira hija, tu padre vino pronto y tan rápido como vino se marchó. He conocido a varios y ¿sabes lo que descubrí acerca de ellos? -No, mamá -Son como los autobuses -¿Los autobuses? -Nunca llega el que uno necesita.

En las reuniones de mujeres se habla de hombres. De repente una le dia a otra: -¿Sabes en qué se parece a los cajeros? -No. En que para lo único que sirven es para dar dinero.

En un examen, le pregunta el profesor a una alumna: -¿Sabría usted decirme por qué creó Dios primero al hombre y después a la mujer? La chica contesta: -Porque como en todas las buenas obras, primero se hace el borrador.

Marido y mujer, ya no muy jóvenes, están en la cama. Y ella, en un momento de apasionamiento, exclama: -¿Te acuerdas, querido, de nuestra primera noche? Yo fui muy tímida y arisca al ofrecerte todo de mi misma... -¿Todo? -preguntó él con un tono burlón. -Bueno, todo lo que habían dejado los demás...

La señora se divierte haciendo el amor con su ligue de turno. De repente, oye la puerta, y se da cuenta que ha regresado su marido un día antes de lo normal. -¡Qué desastre! ¡Rápido, salta por la ventana, querido! -¡Pero, amor mío, si estamos en el piso trece! -¡Bueno! ¿Te parece oportuno el momento para mostrarte supersticioso?

En marido es una persona muy vaga que se pasa el día tumbado en la cama o yendo de una silla a otra, sin hacer absolutamente nada, en tanto que la pobre mujer no para de trabajar. Cuando al final de la jornada, después de catorce horas, cae extenuada en un banquito, el hombre la contempla con satisfacción, y señalándola con el dedo a su hijo, le dice con orgullo: -Así me gusta ver a tu madre, descansada y gozando de la vida.

-¿Qué se dice de un hombre que se queja todo el día, ve deportes todas las noches en televisión y duerme todo el fin de semana? -Que es normal.

-Las mujeres gastan mucho en maquillaje -comentaba el general a una actriz. -¿Pero usted sabía que hacen más conquistas que el ejército?

Antes de la mujer sólo está Dios; detrás de ellas, ¡todos los hombres!

Un caballero a una madre de familia: -La maternidad es el estado perfecto de la mujer. -Sí, señor, sobre todo cuando los niños ya se han acostado.