¿Qué te ha dicho el médico? -Tienes mal la espalda vete al bar. -Vertebral, paco, vertebral...

-Estábamos yo y Juan en el bar -Estábamos Juan y yo -¿Qué dices? ¿yo no estaba?

- ¿Te apetece una cerveza? - No entiendo la pregunta...

Mamá asno anima a su hijo a ser diligente, juicioso, obediente, estudioso, bueno, generoso y, por supuesto, el primero de la clase. Todos los días le repite lo mismo: -¡Da siempre lo mejor de ti y ya verás como llegará la recompensa! Un día, el asnito está pensativo, y al final le pregunta a su madre: -Mamá, ¿tú crees que si soy diligente, juicioso, obediente, estudioso, bueno, generoso y, por supuesto, el primero de la clase, algún día llegaré a convertirme en un caballo?

Un hombre entra en un bar y le pregunta el camarero: -¿Qué desea? -Pues lo que todo el mundo: la paz mundial, un mundo mejor, encontrar el amor verdadero... -No, que qué quiere... -Pues... un trabajo que me llene, una casita en el campo, una mujer que me quiera... -No, ¡de beber! -Ah, pues no sé, ¿qué hay? -Pues nada, aquí, fregando vasos.

Y ahora te voy a explicar la diferencia entre un borracho y un árbol. ¿O ya la sabes? Si te fijas en un árbol cualquiera, comienza en el suelo y si te fijas acaba finalmente en la copa. Por otro lado mientras el borracho va al revés ya que empieza con la copa y mira por donde, no pocas veces acaba en el suelo.

¿Por qué algunos pueden estar tranquilos con la violación de derechos humanos? A los zurdos no les afecta

Encuéntrale el parecido a un hombre con una hielera. En que nada más les echas cerveza ya los puedes llevar a donde quieras.

Esto era un tipo que empezó a frecuentar el bar. Venía a mediodía, pedía 3 cervezas y se iba. Todos y cada uno de los días ocurría lo mismo y un día el camarero Pepe le preguntó por el asunto, de cómo se las bebía del tirón, puesto que en apenas 10 minutos se las ventilaba. El tipo responde que siempre quedaba con 2 amigos y tomábamos una ronda, pero como se fueron a vivir uno a París y otro a Londres ahora me tomo una por cada uno. Un día el tipo pide solo 2 y Pepe le pregunta: -¿Qué ha pasado? -A ellos nada, pero yo he dejado la bebida.

Llega un campesino a un bar con una radio bajo el brazo ofreciéndola en venta. En una mesa hay varios gitanos que se proponen quitársela sin darle nada mediante una apuesta. Uno dice qeu acabará rebajando a casi nada. Lo invitan a sentarse y le preguntan cuanto pide por ella. Dice que 30. El gitano le dice de tomarse unas cervezas y luego hablamos y al rato le pregunta cuanto pide. Dice que 10. El gitano dice que eso está mejor, pero vamos a tomar otras. Al rato el campesino ya solo pide 5. El gitano ya así lo tiene y toman otras hasta que finalmente pregunta cuanto y el campesino dice: -Verás, yo quería venderla para poder tomarme algo pero ahora ya he tomado y mejor no la vendo..

Esto era Pepe, el borracho del pueblo que otra vez lo coge la policía, pero esta vez era uno nuevo y le dice: -¿A dónde va usted en esas condiciones? -Voy a una conferencia acerca de los males del alcohol, de como afecta al organismo, la influencia en la conducta, la vida familiar y estas cosas. -¿En serio, y dónde es? -En mi casa, la da mi mujer.

Esto es la policía que tras un robo a una joyería se ponen a patrullar como necesitaban un sospechoso se agarran al primer borracho que encuentran. Ya dentro lo llevan al sótano y allí como no cantaba le meten la cabeza en un cubo. No había manera que soltara nada cuando le preguntaban por las joyas así que tras 3 veces y casi ahogarlo finalmente dice: -¡Cagonnnn to!, contratar a un buzo, joer, que yo no veo nada.

Era un hombre tan desagradable que se puso a orinar en la plaza. Pero no conforme, el borracho también se la meneaba mientas lo hacía, dando vueltas como marcando el territorio. A la señora que pasaba no le dio tiempo a cruzar de acera y se le escapó un: -¡Gamberro, borracho, que asco! -Pase pase señora, no se preocupe que la cobra no muerde, la tengo agarrada por el pescuezo.

-Hola, ¿me pone una copa de anís? -Del Mono no pude ser, sólo queda de Las Cadenas. -Bueno, lamento que se haya escapado, pero ¿me puede dar una copa de anís?

Eran 2 que se fueron al cielo y se encuentran por el camino. Como se aburrían abrieron la conversación con lo típico. -¿Tú de qué te has muerto? -Ya ves, yo por la bebida. -Entiendo, si es que es muy malo el alcohol. -Pues sí, aunque no veas la lejía...

Pedro iba conduciendo todo borracho y Antonio a pesar de ir borracho también iba temblando con la temeridad de Pedro. -¡Cuidado que nos matamos! -Tranquilo Antonio hip, que yo voy bien. -Pedro esa curva es muy cerrada. -Pero claro hombre, ¡que pensabas que a estas horas de la noche estaría todavía abierta?