Qué tal el abogado que te recomendé para la herencia? -Muy bueno, ahora es toda suya.

Un fontanero va a casa de un abogado a reparar un grifo. Diez minutos más tarde, terminado ya el trabajo, le presenta la factura: -¡Pues serán mil euros! El cliente protesta, escandalizado: -Pero ¿usted qué se ha pensado? ¡Yo, en mi bufete, por una consulta no cobro ni la mitad de lo que me está cobrando! -¡Qué me va usted a contar! -le responde el fontanero-. ¡¡¡Cuando yo ejercía de abogado, también cobraba la mitad!!!

Tras finalizar el juicio, un abogado le pregunta a su defendido: -Ahora que ya ha sido absuelto y todo ha acabado bien, dígame, sinceramente: ¿fue usted quien robó el banco? -¡Señor letrado -le responde el ladrón-, yo diría que sí, pero su alegato ante el jurado ha sido tan convincente que ya no sé qué pensar!

Durante una vista, un juez reconoce a un ladrón. -¡Tú otra vez aquí! ¡Espero que ésta sea la última! -Señor juez, ¿es necesario piensa jubilarse pronto?

¿Quién acaba todos los días debajo de los coches y sale siempre ileso? ¡El mecánico! ¿Cuál es el colmo de un fiscal? ¡Acusar... cansancio tras un largo juicio!

Durante un juicio, el juez le pregunta al acusado: -¿Cómo se la pudo apañar usted para abrir la caja fuerte en y robar todo en el dinero en tan sólo 15 minutos? -Señor juez, lo siento, pero no doy clases gratis.

-Hola Francisco, ya hace que nos vemos desde que tenías el lío con la herencia. Mira tu por donde ahora me hace falta un abogado. ¿Qué tal te fue con el tuyo, es bueno? -Sí, muy bueno. Ahora todo es suyo

El niño viene con una pregunta a su padre que acaba de llegar del bufete: -Papi, papi, ¿sabes lo que es un mercenario? -Sí, claro. Pues es un señor que se enfrenta a una o varias personas, y da igual en qué país. No tiene ideales y hace su trabajo únicamente por dinero. -Ah, papi, como los abogados.

Se reúnen 3 abogados en un bar y tras varias horas bebiendo sin parar chupitos y cubatas, un cliente les dice: -¿Qué hacen? -Perder el juicio.

Va un abogado a un cajero a retirar dinero, un sitio dotado con última tecnología en reconocimiento y con una seguridad superior. Introduce la tarjeta y suena una sirena al tiempo que el altavoz grita: Ladrón, ladrón, ladrón... De inmediato el abogado la retira, respira aliviado y mete otra tarjeta mientras dice: Vaya, me confundí con mi tarjeta profesional.

El investigador fue junto al dr. y le preguntó: -¿Tenía pulso? -No -¿verificó la presión sanguínea? -No -Entonces, ¿es posible que estuviera vivo cuando empezó la autopsia? -No creo. -¿Cómo está tan seguro? -Porque tenía su cerebro en un tarro. -No obstante podría estar vivo aún, ¿no? -Hombre, podría estar ejerciendo de abogado en alguna parte, pero no creo.

El abogado de divorcios a uno de sus clientes: -Referente a su caso tengo una noticia buena y otra mala, ¿cuál quiere primero? -La buena, mísmamente. -Pues sepa que su mujer ya no va a pedir la repartición de bienes tras la herencia que a usted le toque recibir. -Anda, que bueno, ¿y la mala? -Dice que se va a casar con su padre.

Eran dos ladrones que estaban charlando acerca de la faena: -¿Sacaste algo en tu último robo? -No, el tipo que vivía en la casa era un abogado. -Vaya suerte amigo, ¿perdiste algo?

-¿Cuándo un abogado dice mentiras? -Cuando abre los labios

Un abogado rellenando el impreso: -¿Ha sido usted arrestado alguna vez? ¿Por qué? -No, porque nunca me descubrieron.

Los tres hombres discutían acerca de cual fue la primera profesión en el mundo, cada uno defendía su posición. Primero el médico dijo: -Dios primero fue médico ya que al séptimo día separa de Adán una costilla y crea a Eva. Luego intervino el arquitecto: -Te equivocas ya que Dios creó al mundo entre penumbras y por tanto fue primero un gran arquitecto. Finalmente intervino el abogado: -¿Y quién creéis que creo al caos?