-A mí un rollo me dura 2 meses tía... -Jo tía, pues sí que cagas poco

A qué huelen las rosas? -Igual que las blancas, deja las bragas ahí.

Estaba una pareja en la habitación de la casa de los padres de ella... en esto aparece la madre y les dice... -¡Venga! ¡Que ya está la mesa puesta! Se sientan a comer y el chaval coge una croqueta y dice: -¡Cómo me gustan estas croquetas de bacalao! Muy ricas... Y le contesta la madre: -¡Vete a lavar las manos anda, que las croquetas son de jamón!

-Oye Juan ¿tú sabes que hacen 100 negros parados enfrente de una pared blanca? -Pues no, no lo sé. -Un código de barras.

El gusanito adolescente trepó por el plato y además de un filete vio un buen puñado de espaguetis. Las pupilas se le dilataron, abrió la boca y solo gritó: -!Menuda orgía!

Un hombre de 70 años se casa con una de 30 y presume de ella junto al amigo: -Fernando, ¿cómo me ves con mi mujer? -Como la lengua de una vaca. -¿Cómo es eso? -Sí... lejos del conejo y cerca de los cuernos.

Va al medico un paciente que sufría de cataratas. Después de los análisis, el doctor sale y le dice: -Mire Sr. Ramirez, le tengo buenas y malas noticias. Las malas son que sus cataratas crecerán y crecerán por varios meses, hasta que quede completamente ciego. Y me temo que es inevitable. -Oh no. ¿Y cuál es la buena? -Que después de eso no sufrirá por amor. -¿Sufrir por amor? ¿Y eso por qué? A lo que el medico responde: -¿Cómo que por que? ¡Si ojos que no ven, corazón que no siente!

Eran 2 amigos que querían montar una fiesta y hablaban de ello en voz alta. Una gorda que estaba al lado escuchó el problema y se ofreció para que fuera en su casa. -Llegó el día y la gente bebió de más a la vez que llegaban los bailes, pero la gorda se quedó en una esquina. Un borracho le dice al otro. -Oye tú, saca a bailar a la gorda. -No, paso. -Sácala tú -le dicen a otro. -No. En estoy que llega otro borracho y le dicen: -Saca a la gorda. -Vale, ahora voy. Entonces el borracho se acerca a ella y le dice: -Oye gorda, vete a tu casa.

Se encuentran dos amigos en un café y uno le dice al otro: -Sabes, yo les hice ayer una broma a mis amigos, que ni te imaginas, les dije que mi mujer me engañaba y no te imaginas como quedaron cuando les dije que era una broma. Al ver el otro amigo hacer una broma así le dice: -Qué buena idea. Mañana haré lo mismo con mis amigos del bar. Llega el día y dice en el bar: -Muchachos, ¿cómo están?. Es que mi mujer me enteré que me engaña. -Ahh, nosotros ya lo sabíamos pero no te lo queríamos decir para no ponerte mal.

Un teléfono sonando a las 5 de la madrugada, lo contesta y dicen: -Yo sé hablar. El hombre contesta el teléfono y se vuelve a cama. Pero al día siguiente ocurre lo mismo: -Yo sé hablar. Al tercer día cuando ocurre lo mismo el hombre contesta -Pues yo también. -Sí, pero tú no eres una vaca.

Martina le dice a su madre: -Mamá, ¿cuándo tendré los pechos tan grandes como tú? -Dentro de pocos años. -¡Pues las necesitaba para este sábado!

En la oficina árabe le atienden por teléfono: -¿Me dice su nombre, por favor? -Jawad Gadaff -¿Sexo? -1 vez al día, pero no siempre. -¡No, hombre, no! Me refiero, ¿hombre o mujer? -Correcto, hago lo que puedo. Hombre, mujer ... y cuando la cosa está mala en ocasiones camello...

Un niño le pregunta a su madre: -Mamá, mamá, ¿la luz se come? -¿Por qué me preguntas eso hijo? -Porque ayer papá le dijo a la criada apaga la luz y métetela en la boca.

La pequeña Clara estaba jugando con el incorregible Pepito, cuando, de golpe, corre a donde está su madre con la cara toda roja: -Mamá, mamá, dime, ¿yo puede tener niños? -No, Clarita, ¿qué dices? ¡Eres demasiado pequeña! -Bueno, Pepito, ¡entonces podemos seguir...!

La madre a la hija que acaba de salir por primera vez con un chico: -Luisa, espero que esta noche hayas mantenido los ojos bien abiertos mientras estabas con Jorge. -¡Oh sí, mamá, casi siempre! -¿Qué me quieres decir con casi siempre? -Bueno, cuando nos acostamos y él se me puso encima cerré los ojos un poquito, mamá.

Un chico de 18 años, un poco estúpido, dice a su padre: -Una señorita me ha guiñado un ojo y me ha invitado a tomar algo. -Sí, hijo... -Papá, es que también me ha invitado a su casa. ¿Voy? -Sí, hijo. -Papi, y si me invita a meterme en la cama, con ella, para hacer el amor... ¿eso cómo se hace? -Es muy sencillo: sólo tienes que meter tu miembro en la parte donde ella hace pipí. Al otro día... -¡Papá, he tenido un gran problema... Tuvo que venir el fontanero para sacarme el miembro del inodoro!