A qué huelen las rosas? -Igual que las blancas, deja las bragas ahí.

Estaba una pareja en la habitación de la casa de los padres de ella... en esto aparece la madre y les dice... -¡Venga! ¡Que ya está la mesa puesta! Se sientan a comer y el chaval coge una croqueta y dice: -¡Cómo me gustan estas croquetas de bacalao! Muy ricas... Y le contesta la madre: -¡Vete a lavar las manos anda, que las croquetas son de jamón!

-Oye Juan ¿tú sabes que hacen 100 negros parados enfrente de una pared blanca? -Pues no, no lo sé. -Un código de barras.

El gusanito adolescente trepó por el plato y además de un filete vio un buen puñado de espaguetis. Las pupilas se le dilataron, abrió la boca y solo gritó: -!Menuda orgía!

Un hombre de 70 años se casa con una de 30 y presume de ella junto al amigo: -Fernando, ¿cómo me ves con mi mujer? -Como la lengua de una vaca. -¿Cómo es eso? -Sí... lejos del conejo y cerca de los cuernos.

Va al medico un paciente que sufría de cataratas. Después de los análisis, el doctor sale y le dice: -Mire Sr. Ramirez, le tengo buenas y malas noticias. Las malas son que sus cataratas crecerán y crecerán por varios meses, hasta que quede completamente ciego. Y me temo que es inevitable. -Oh no. ¿Y cuál es la buena? -Que después de eso no sufrirá por amor. -¿Sufrir por amor? ¿Y eso por qué? A lo que el medico responde: -¿Cómo que por que? ¡Si ojos que no ven, corazón que no siente!

Eran 2 amigos que querían montar una fiesta y hablaban de ello en voz alta. Una gorda que estaba al lado escuchó el problema y se ofreció para que fuera en su casa. -Llegó el día y la gente bebió de más a la vez que llegaban los bailes, pero la gorda se quedó en una esquina. Un borracho le dice al otro. -Oye tú, saca a bailar a la gorda. -No, paso. -Sácala tú -le dicen a otro. -No. En estoy que llega otro borracho y le dicen: -Saca a la gorda. -Vale, ahora voy. Entonces el borracho se acerca a ella y le dice: -Oye gorda, vete a tu casa.

Se encuentran dos amigos en un café y uno le dice al otro: -Sabes, yo les hice ayer una broma a mis amigos, que ni te imaginas, les dije que mi mujer me engañaba y no te imaginas como quedaron cuando les dije que era una broma. Al ver el otro amigo hacer una broma así le dice: -Qué buena idea. Mañana haré lo mismo con mis amigos del bar. Llega el día y dice en el bar: -Muchachos, ¿cómo están?. Es que mi mujer me enteré que me engaña. -Ahh, nosotros ya lo sabíamos pero no te lo queríamos decir para no ponerte mal.

Un teléfono sonando a las 5 de la madrugada, lo contesta y dicen: -Yo sé hablar. El hombre contesta el teléfono y se vuelve a cama. Pero al día siguiente ocurre lo mismo: -Yo sé hablar. Al tercer día cuando ocurre lo mismo el hombre contesta -Pues yo también. -Sí, pero tú no eres una vaca.

Martina le dice a su madre: -Mamá, ¿cuándo tendré los pechos tan grandes como tú? -Dentro de pocos años. -¡Pues las necesitaba para este sábado!

En la oficina árabe le atienden por teléfono: -¿Me dice su nombre, por favor? -Jawad Gadaff -¿Sexo? -1 vez al día, pero no siempre. -¡No, hombre, no! Me refiero, ¿hombre o mujer? -Correcto, hago lo que puedo. Hombre, mujer ... y cuando la cosa está mala en ocasiones camello...

Un niño le pregunta a su madre: -Mamá, mamá, ¿la luz se come? -¿Por qué me preguntas eso hijo? -Porque ayer papá le dijo a la criada apaga la luz y métetela en la boca.

La pequeña Clara estaba jugando con el incorregible Pepito, cuando, de golpe, corre a donde está su madre con la cara toda roja: -Mamá, mamá, dime, ¿yo puede tener niños? -No, Clarita, ¿qué dices? ¡Eres demasiado pequeña! -Bueno, Pepito, ¡entonces podemos seguir...!

La madre a la hija que acaba de salir por primera vez con un chico: -Luisa, espero que esta noche hayas mantenido los ojos bien abiertos mientras estabas con Jorge. -¡Oh sí, mamá, casi siempre! -¿Qué me quieres decir con casi siempre? -Bueno, cuando nos acostamos y él se me puso encima cerré los ojos un poquito, mamá.

Un chico de 18 años, un poco estúpido, dice a su padre: -Una señorita me ha guiñado un ojo y me ha invitado a tomar algo. -Sí, hijo... -Papá, es que también me ha invitado a su casa. ¿Voy? -Sí, hijo. -Papi, y si me invita a meterme en la cama, con ella, para hacer el amor... ¿eso cómo se hace? -Es muy sencillo: sólo tienes que meter tu miembro en la parte donde ella hace pipí. Al otro día... -¡Papá, he tenido un gran problema... Tuvo que venir el fontanero para sacarme el miembro del inodoro!

Una tía maciza en un autobús más completo se queja de un joven que viene molestando todo el tiempo. -¡Oiga! ¿Es necesario que usted se ponga pegado a mí? ¡Degenerado! -Perdone, señorita... ¡Le aseguro que no es culpa mía! Acabo de cobrar el sueldo de la semana, y me lo han dado todo en monedas... -No sea impertinente... ¿O me quiere decir que entre Cibeles y la Plaza de España le han aumentado el sueldo?