- ¿Tienes WiFi? - Sí - ¿Y cuál es la clave? - Tener dinero y pagarlo.

Pepito le pregunta a su madre: -Mamá, ¿qué hay para comer? -Caca con tomate. -Qué asco, otra vez tomate.

-Mamá, mamá, ¿el váter da vueltas muy deprisa? -No, niño, ¿por qué lo dices? -Creo que me he hecho caca en la lavadora.

-Hola doctora, me gustaría saber si las pastillas que me recetó las puedo tomar con diarrea. -Bueno, en realidad yo también las tomo y lo hago con agua. Pero si le gustan más así, no hay contraindicaciones.

La mujer toda preocupada porque el marido no habla. Va al médico y dice: -Dr, le hablo pero no contesta, ¿cree que oye mal? El doctor lo examina a fondo y pide estar a solas con él. Finalmente ella entra y el doctor le indica que tiene otitis testicular. -¿Y eso qué es? -Oye lo que le sale de los huevos.

Era un fulano de 50 años que toda la vida soñara con retocarse la cara y tras muchos años ahorrando se hizo la cirugía. Luego en el bus le preguntó a un tipo: -¿Cuántos años cree que tengo? -Diría que 30. -En realidad 50. Dijo muy orgulloso el fulano, que luego en un restaurante y mientras esperaba cola le pregunta a otro tipo lo mismo y le dicen 27. El fulano estaba supercontento y de allí un rato en la parada de autobús de regreso le pregunta a una anciana, la cual le dice: -Mire joven, ya no veo bien pero tengo un método para saber la edad exacta. El tipo acepta y tras 10 min sobándole los huevos la anciana dice: ¡50 años! El fulano estaba muy asombrado hasta que finalmente la anciana confiesa: -Es que estaba detrás de usted en la cola del restaurante.

Eran 3 mujeres que llegaron juntas al cielo y San Pedro las chequeó: -A ver tú, ¿para qué has usado el chumino en vida? -Pues el 80% estando con hombres y el 20% para mear. -A ver la segunda, ¿tú cómo? -Yo 50% 50%. -¿Y la tercera? Esta toda orgullosa dijo: -Yo 20% con hombres y 80% para mear. -Tu no puedas pasar, esto es el paraíso, no un urinario.

Estaban Pepito, Jaimito y Pedrito jugando cuando el primero dice: -¿A qué no sabéis? Mi padre cuando fuma saca el humo por la nariz. Jaimito no se queda atrás y dice: -Pues mi papá cuando fuma lo saca por las orejas. Pedrito muy serio dice: -Pues mi padre fuma a escondidas y por la cola. -¿En serio? Preguntan los 2 al unísono. -Sí, cuando voy al baño veo sus calzonzillos y tiene manchas de nicotina.

Son dos vascos que se encuentran, y uno le dice al otro: -Hola Chema, ¿dónde está tu hija? -Está en la cama con gonorrea. -Bueno, por lo menos es vasco.

En la misa, la abuela María le dice a una amiga: -Me acabo de tirar un pedito silencioso... ¿Qué hago? Y la amiga le contesta: -Ahora nada, pero después cámbiate la pilas del audífono.

Un hombre llega a la consulta del doctor Tilla y le dice a la recepcionista: -Señorita, vengo a ver al doctor. -¿Tiene hora? -Sí, son las cinco y cuarto.

En un campo de fútbol, David le pregunta a su padre: -Papá, ¿por qué los espectadores le gritan groserías a aquel chico? -Porque le ha tirado una botella al árbitro. -Pero si ni siquiera le ha tocado. -Por eso, hijo mío, por eso.

Va Caperucita Roja por el bosque y ve unas orejas detrás de unos arbustos: -Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te estoy viendo... Las orejas desaparecen y Caperucita sigue caminando. A los cien metros, ve una cola saliendo de detrás de un árbol. -Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te sigo viendo... La cola desaparece y Caperucita sigue caminando. A unos pocos pasos, ve una mandíbula apretada con fuerza tras unas flores. -Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te sigo viendo... A lo que el lobo asoma la cabeza, cabreado y dice: -Caperucita, ¿me quieres dejar cagar tranquilo?

Un policía va por la calle y ve que el borracho Eustaquio le está metiendo el dedo en el trasero a otro borracho. -¡¡¡Pero hombre!!! ¿Qué está haciendo? ¿Por qué le mete el dedo en el trasero a su amigo? -Estoy intentado que vomite. -Pues así no lo va a conseguir. -Ah, ¿no? Espere a que le meta el dedo en la boca...

Van dos hombres en un ascensor y uno le pregunta al otro: -Oiga, ¿usted se ha tirado un pedo? -¿Y usted? -Yo, no. -Entonces, ¿por qué pregunta?

David está jugando en el parque y se le acercan unos brutos de su clase con un dado. El más bestia le dice: -Mira David, vamos a jugar al dado. Tú lo tiras, y si sale del uno al cinco, nos tiramos pedos en tu cara. -¿Y si sale seis? -Vuelves a tirar.