Papá tengo la polla más grande de toda la clase... -No la vas a tener cabrón... si has repetido seis veces quinto

- Cariño, creo que estás obsesionado con el sexo anal... - ¡Ojete con lo que dices!

- No soporto a los diléxicos. - Entonces de hablar ni follamos, ¿no?

- Te voy a poner mirando a Cuenca. - ¿No puedes ser más dulce? - Te voy a poner mirando a una pastelería de Cuenca...

-¿Que dice una gallega al acabar el bukkake? - ¡¡Que deleite!!

Le dice una amiga a la otra: -Oye, ¿te gusta la cabeza de las gambas? -Si, pero a mi lo que me gusta es chuparla... -Tienes razón, que le den a las gambas

-Pepe, y a ti que te gusta que te digan cuando estás haciendo el amor? -Este es gratis.

Un español, un francés, una rubia que está muy buena y una gorda van en un tren. De repente entran en un túnel, se hace la oscuridad y entonces: ¡Plas! Se escucha el sonido de una gran bofetada. Pero nada más. Luego el tren sale del túnel y los 4 están pensando. La gorda cree que el español le ha metido mano a la rubia y esta le dio una bofetada. La rubia piensa que el español le metió´mano a la gorda, pensando que era yo, y esta le dio una bofetada. El francés por su parte piensa que el español le metió mano a la rubia, esta pensó que era yo y me pegó a mi. Finalmente el español piensa que ¡a ver cuando viene otro túnel y le doy otra bofetada al francés!

¿Cómo sabe cuando una mujer se corre? -Cuando se pone el chandal y sale por la puerta. -Honestamente mi novia solo se fue una vez y me dejé el brazo en ello. -Algunas se corren en seguida pero otras como mi novia ni pa Dios.

Eran 2 amigos que salieron de juerga y a ver si ligaban. A uno se le daba bien pero al otro no y le dice: -Es que no se me ocurre nada, se me da mal. -Tú simplemente habla de cualquier tontería, cuéntale tus cosas... di lo primero que se te ocurra. En esto que le habla a una y empieza: -¿cómo te llamas? -Manola -Anda, como mis pajas.

Esto era un tipo que va al médico y llega todo hecho polvo, casi desfallecido. El médico lo reconoce y le pregunta: -¿Qué ha pasado? -Nada, mi mujer que acaba conmigo, estamos todo el día dale que te pego y me deja KO. -Tome estas vitaminas y tómelo con más calma, hágalo tumbado y de lado por ejemplo. A los pocos días vuelve y la cosa no mejoraba. Dice: -¡Es que así le gusta más!

Era un pareja, ya muy mayores ellos que estaban haciendo el amor o al menos intentándolo hacer. La cama era muy vieja y chirriaba tanto que ella dice: -Mariano, por Dios, ¿podrías echar 3 en 1? -Bueno bueno, Josefa, primero a ver si puedo con este...

Esto era una chica que se iba a casar y comentaba con una amiga casada veterana. -Mira Pepi, estoy preocupada, me dice que no creo que pase de la noche de bodas porque le gusta el tema oral y yo no se hacerlo. -Tranquila, es fácil, tu lo desnudas y haces cosquillas para que el asunto esté tieso. Luego pones en la boca y te mueves como si estuvieras diciendo Hooo noooo luuuu -Ay Pepi, ¿qué es eso? Se me va a olvidar. -Si mujer, como esa playa famosa de Hololulu en Hawai. Tiempo después viene toda disgustada porque le dejó. -¿qué paso? -Nada que todo bien, estaba tieso pero luego no le gusto lo de la playa esa famosa Matalascañas, Matalascañas.

¿Sabrías decirme si las chicas tienen algún tipo de similitud con los botes de ketchup y mayonesa? Sirven para darle gusto a la salchicha

El pobre hombre sufrió un accidente y la mayor consecuencia fue que perdió el pene. Los médicos le dijeron que tenían una buena solución, tan sólo debía elegir su nuevo pene entre el catálogo, que los clasificaba por tamaño y precio. El más pequeño era muy económico, tan sólo 500 euros. El mediano ya se iba a los 3000 euros y el grande a los 6000. El tipo dudaba entre el mediano y el grande y como no se decidía decidió llamar a casa a su mujer. -¿María tú que dices, cuál cojo? -Ay Alfredo, casi mejor coge el pequeño, para lo poco que lo usamos mejor metemos el dinero en reformar la cocina.

Había un hombre que no podía tener hijos y en esto que fue al médico para ver si podía ayudarlo. El médico, para poder diagnosticar necesitaba ciertas pruebas así que le dio un tarro y lo mandó para casa, con la idea que vuelva al cabo de 5 días y traiga el tarro lleno de semen. En la consulta el paciente confiesa: -Verá doctor Prieto, no hay manera... Ha probado primero con la mano derecha, y nada... Luego con la mano izquierda y peor todavía. Pedí ayuda y mi mujer con las 2 manos, pero no había manera. !Hasta colaboró mi suegra con los dientes! Pero no hubo manera de abrir el tarro.