Un gato le dice a su amigo: -Te he mandado un montón de mensajes y no me has respondido nunca. -¿Ah, sí? Pues no me ha llegado nada. -Es realmente extraño. ¿Seguro que no has recibido los mensajes que te mandé con las palomas mensajeras?