Un reportero entrevista a una señora muy anciana el día que cumple cien años. -Dígame, señora, ¿cuál es el secreto de su longevidad? Ella le responde con una sonrisa pícara: -Todo consiste en no tener prisa...