Un señor entra en una tienda de animales. -Vengo a devolverle el gallo que le compré. -¿Lo quiere de otra raza? -No, no es por eso. Yo quiero uno que cante a eso de las seis de la mañana. ¡Y este me despierta todos los días a las cinco!