La mamá superatareada se dirige al marido machista: -Manolo, ¿podrías cambiar al bebé? -Creí que nunca me lo pedirías -dice mientras ella se queda boquiabierta-. ¿Cuánto crees que nos darán por él en la tienda?