-Manolo, estuve pensando que tal vez sea mejor donar todo el armario. -¿Lo qué, tu ropa? -Claro, es mejor que la tengan allí donde necesiten y no tienen ni para comer. -A ver cielo, quien se pueda poner tu ropa... no se está muriendo de hambre.