Marina la listilla de clase fue a la tienda el otro día por encargo de su mamá: -Buenas tardes, ¿me da sal? -Uy, pues tiene que ser fina. -Bien, me gustaría si puede hacer el favor de venderme usted un poquito de cloruro sódico.