En una fiesta, le dice el camarero a una joven -¿Quiere otra copa señorita? -No gracias, que me viene mal para las piernas. El camarero intrigado le pregunta: -¿Por qué, se le adormecen? -No, se me abren