En un pueblo había un marido muy orgulloso de su mujer por haber tenido siete hijos, tanto que la llamaba madre de siete, ésto a la esposa le molestaba mucho. Un día en una fiesta le grita el esposo a la mujer delante de sus amigos: -¿Qué quieres tomar madre de siete? Y la mujer enfadada contesta: -Un whisky padre de cuatro!!