Le dice un amigo a otro: -Ayer en plena misa un desgraciado se encendió un pitillo! -Si es que en los tiempos que corren...¡ya no hay respeto! -Qué razón tienes amigo, ¡Estuve a punto de tirarle mi cerveza por la cara!