En la consulta de una adivina, un cliente ve un cartel que pone: 200 euros por dos preguntas. En esto, el hombre algo indignado, le dice a la señora: -Disculpe, pero ¿No le parece demasiado dinero para dos preguntas? -Si, ¿cuál es la segunda?