Si sus mujeres o maridos están gordos anímense a convencerlos para que caminen al menos cinco kilómetros por la mañana y cinco más por la tarde, los resultados son sorprendentes, en tan solo quince días estarán a 150 kilómetros de casa.