Llega un borracho a las seis de la mañana a casa, y la mujer toda preocupada, a punto de llamar a la policía para que lo buscaran, le dice: -¡Un día me vas a enterrar de un disgusto! -Si mujer si... vengo yo como para hacer agujeros...