Dos madres presumiendo de sus hijos, le dice una a la otra: -Mi niño es listísimo, solo tiene un año, ¡y ya camina! -Eso no es nada, el mio si que es listo, tiene más de ocho y todavía tenemos que llevarlo en brazos!