Entran tres amigos borrachos a un bar, uno de ellos lo llevan entre los otros dos y se les cae al piso ciego de vino, uno grita -¡Sírvame dos vinos para mí y mi amigo de la mesa! -¿Y al del suelo? -No hombre ese tiene que conducir.