Estaba un borracho por la calle y le dice a una señora que pasaba por allí: -Disculpe señora ¿cuántos chichones tengo en la cabeza?- y la mujer le contesta -Cuatro- a lo que el borracho añade -Solo me quedan dos postes para estar en casa.