Llega un hombre todo borracho a las 8 de la mañana a casa y la mujer subiéndose por las paredes y gritando le dice: -¡Espero que tengas una buena razón para llegar a las ocho de la mañana! -Claro que si cariño... ¡El desayuno!