Un hombre en una isla desierta encuentra una botella en la orilla y empieza a frotar para ver si salía el genio... frotando horas y horas y no pasaba nada... ya cansado de tanto frotar, se detiene y escucha en bajito: -¡Abre la botella palurdo!