Estaba un hombre comiendo en la mesa con su mujer y empieza a hablar: -¡Cuanto te quiero! ¡Gracias a ti he aguantado todos estos años! -Gracias cariño, pero eres tu o la cerveza la que habla? -Soy yo, pero le hablo a la cerveza!