La madre manda a su hijo a la tienda a por medio kilo de galletas. Muy enfadada vuelve y dice: -Yo quería medio kilo de galletas, no un cuarto. -¿Cómo sabe usted el peso? -Porque las pesé en casa. ¿Y pesó usted a su hijo?