Un turista norteamericano le pregunta a un andaluz cuál es el principio básico del arte de torear, y él le contesta: -Es muy sencillo... Que viene el toro, se quita usted... Que no se quita usted, le quita el toro.