Un maestro de arte visita una exposición pictórica de un joven artista. El maestro pregunta: -¿Pintó usted estos cuadros? -Sí, maestro. -Joven, debo confesar que su obra me recuerda la de Beethoven. -¡Pero si él no era pintor! -Ni usted tampoco.