En la farmacia: -¿Tiene usted espíritu de vino? -pregunta un cliente. -Sí, señor. -¿Y espíritu de éter? -Sí, señor. -¿Y espíritu de contradicción? El farmacéutico dice a su hijo: -Dile a tu madre que venga.