El viejo chino está agonizando, rodeado de su familia. -¿Están todos? -pregunta con voz desfallecida. -Sí, todos. Tu esposa, tus hijos, tus hermanos. -Entonces... ¿quién está atendiendo en el mostrador de la tienda?