-Señorita, debo decirle que estoy profundamente enamorado de usted. Me llamo Perico Pérez y gano 3000 euros al mes. La chica hace ver que lo piensa, y enseguida pregunta: -¿Cuánto dijo dijo usted que se llamaba?