Dos turistas políticos entran en un restaurante y piden albóndigas, pero en cada plato encuentran una tan dura que no se puede comer. Llaman al camarero: -Oiga, estas dos albóndigas no se pueden comer. -Es que son dos micrófonos.