En la noche de bodas ella confiesa: -Tengo que decirte que mi dentadura es postiza, que tengo un ojo de cristal y una mano artificial. -¿Entonces es que no tienes nada tuyo? Ella contesta: -Sí, un hijo, pero no me atrevía a decírtelo.