Un transeúnte pregunta a otro: -Per... per... do... perdone... se... se... señor. ¿Dón... de está la es... cuela de tar... ta... tartamudos? -Pero hombre, ¿para qué quiere ir a la escuela de tartamudos si tartamudea usted muy bien?