Era tan buen pescador, que las sardinas ya las sacaba enlatadas