Un vendedor de puerta a puerta llama a una y sale una señora con cara de pocos amigos. -¡No compro nada! Y si lo que vende es para hombres, menos; a mi marido rara vez lo veo. -Lo comprendo, señora, lo comprendo.