Una anciana, en la mitad de la misa, se inclina y le dice al oído al marido: -Me acabo de tirar un pedito silencioso... Qué hago? Y el marido le responde: -Ahora nada, pero después cámbiale las pilas al sonotone.