El maestro de música da clase a uno de sus pequeños alumnos, que le dice: -Profesor, su guitarra tiene muy sucio el pescuezo. -No se llama pescuezo, se llama diapasón. -Bueno, entonces lávese usted el diapasón porque también está muy sucio