En un autobús lleno a más no poder, un tío empieza a sobar descaradamente los pechos de una señora. Y ésta, visiblemente turbada, exclama: -Oiga, ¿no podría meter la mano en otro sitio? -¡Señora... no me tiente, no me tiente...!